Ojos rojos: causas y soluciones

Ojos rojos: causas y soluciones

Cuando la esclera del ojo (parte blanca) se torna roja, es debido a la presencia de vasos sanguíneos hinchados y dilatados, debido a un suministro insuficiente de oxígeno a la córnea o los tejidos que cubren el ojo, provocando que la superficie del ojo luzca con este color.

Puede presentarse en uno o ambos ojos, y esta hinchazón y dilatación de vasos sanguíneos puede deberse a varias causas como resequedad del ojo, demasiada exposición al sol, polvo u otras partículas en el ojo, alergia, infección o lesión, entre otras.

En general, el grado de enrojecimiento no se relaciona con la gravedad de la enfermedad. Suelen ser graves aquellas enfermedades que cursan con ojo rojo y disminución de la visión, o con ojo rojo y dolor ocular (no picor, escozor o sensación de cuerpo extraño ocular).

Dicho esto, podríamos clasificar los ojos rojos en dos categorías: con dolor y sin dolor. Cuando se tiene ojos rojos sin dolor, se puede deber por una afectación de los párpados (Blefaritis); afectación de la conjuntiva, hemorragia conjuntiva o subconjuntiva; o conjuntivitis.

Pero sin por el contrario, los ojos rojos sí presentan dolor, se puede deber a causas inflamatorias como de los párpados, del saco lagrimal, corneal, uveal, de la órbita;  ; orzuelos, herpes zoster oftálmico; glaucoma agudo y traumatismos oculares.

¿Cómo eliminarlos?

Tener ojos rojos no es algo que debemos tratar a la ligera. Un ojo rojo puede ser algo momentáneo, sin gravedad; como también puede ser síntoma de una enfermedad más grave que requiere atención médica especializada, por ellos, el tratar un ojo rojo debe ser tomado con seriedad, sobre todo si el ojo se torna rojo súbitamente junto con una visión borrosa o con molestias. Lo recomendable es visitar a su médico de cabecera para un tratamiento acorde a los síntomas.

Para no llegar al extreme médico, es mejor prevenir la llegada del ojo seco, teniendo en cuenta unas sencillas pautas relacionadas con hábitos y cuidados básicos de la salud ocular:

– Usa lágrimas artificiales si padeces del síndrome de ojo seco.

– Usa lentes de sol homologadas y con filtro adecuado que proteja de las radiaciones solares.

– Si usas lentes de contacto, debes ser estricta en su limpieza e higiene y no debes dormir con ellos.

– Procura estar en ambientes sin contaminación, humo y buena ventilación.

– Evita frotar tus ojos si sientes alguna molestia.

– Has pequeños descansos si necesitas pasar mucho tiempo frente a la computadora.

Deja un comentario