Consejos para pintar la casa de blanco

Consejos para pintar la casa de blanco

Existen estudios que demuestran que los colores están asociados al estado de ánimo de las personas, razón por la cual al entrar en una habitación pintada y decorada con elementos blancos, transmite paz, tranquilidad y calma. ¿Quieres lograr esto en tu casa? Apuesta por pintar de blanco, pero toma en cuenta estos consejos.

Moda

Pintar tu casa de color blanco nunca pasa de moda, y no solo porque siempre lo conseguirás en las tiendas, sino que además, por su versatilidad, lo puedes combinar con absolutamente todo.

Si quieres otra ventaja para decidirte por esta pintura, destaca su capacidad para ampliar visualmente un espacio y aporta luminosidad a la casa.

Tono apropiado

Si el ambiente es oscuro, recurre a la pintura blanca porque refleja luz. No obstante, debes tener cuidado en la selección del tono de blanco en función del tipo de luz natural y la cantidad que se reciba en el espacio.

Un blanco puro optimizará el efecto de un espacio con muchas horas de sol y lo refrescará, pero puede hacer que otro sin sol directo se vea triste y sin vida; para el que se recomienda optar por una variante de blanco con una nota crema o amarillo.

Tipo de luz

La iluminación juega un papel importante si decides pintar de blanco, pues la luz rebota en ese color; por lo que debes evitar fuentes de luz intensa sobre las paredes blancas que puedan deslumbrar. En este sentido, opta por luminarias con pantallas que la difuminen y colocaciones indirectas.

También se sugiere escoger lámparas cálidas, que emulan el efecto de los rayos del sol sobre la pintura blanca para evitar que la estancia se vea apagada y sin vida.

Mobiliario

La pintura blanca no hará todo por sí sola en la decoración, es indispensable que apuestes por muebles blanco y combines con alfombras, cojines y cortinas con texturas y en diferentes tonalidades para que la composición no se vea sosa o excesivamente plana.

100% impoluto

Unifica los espacios utilizando el color blanco para las paredes, marcos y hasta muebles. Con ello no solo unificas los espacios, sino que da sensación de continuidad visual.

¿Mate o satinada?

Según el efecto que quieras lograr en tus espacios debes seleccionar una pintura mate o satinada.

Los tonos mate son de aspecto sobrio y elegante, y ayudan a disimular las imperfecciones de las paredes y techos.

Las pinturas satinadas son resistentes y lavables, y se suelen aplicar en áreas de mucho paso y superficies con limpieza frecuente.

Simplicidad

Esta tonalidad es la más fácil de aplicar y renovar al momento de querer cambiar el color de las paredes, incluso es la más cómoda para realizar retoques en cualquier momento.

Usar la misma pintura en paredes y techos simplifica las tareas, además si es de buena calidad y cubre rápidamente, terminarás más el trabajo pronto.

Decoración idónea

El blanco va con todo, desde la estética más minimalista y depurada, hasta la rústica; sin olvidar el estilo nórdico, al que el blanco define y aporta su característica luminosidad.

Apuesta por lo seguro

Una combinación que nunca te dejará mal es lograr el contraste blanco y negro, perfecto tanto para ambientaciones clásicas como para aquellas más gráficas y modernas.

Recomendaciones

– Para los dormitorios se pueden elegir tonos de blanco roto o marfil para crear espacios serenos y que inviten a la relajación.

– En aquellas habitaciones que entra luz del sol, se sugiere utilizar tonos de blanco con un punto azulado, porque potencian su luminosidad y ayudan a refrescar el lugar.

– Si buscas un efecto deslumbrante y vanguardista, decídete por un blanco nuclear.

– El color blanco de moda es el que contiene una pequeña cantidad de gris perla. Sofisticado y neutro, destaca todo lo que se encuentre en su interior sin resultar aburrido.

 

Con información de Diario 2001

Deja un comentario