Aprende a tratar las picadas

Aprende a tratar las picadas

Es posible que con los cambios de temperatura aparezcan los insectos e invadan nuestros hogares o se apoderen de las calles y los jardines, trayendo con ellos sus consecuencias, que en la mayoría de los casos apuntan a picaduras que pudieran o no provocar enfermedades.

¿Por qué pican? 

Cuando hablamos de animales mucho más pequeños que nosotros, sea cual sea su categoría, sólo lo hace cuando intuye peligro, bien sea para con él o para con su colmena o compañeros de su misma especie.

Algunos seres vivos son portadores de un aparato picador característico, a través del cual inoculan a sus víctimas un veneno o ponzoña. Estas sustancias son mezclas complejas de compuestos tóxicos y digestivos, los cuales son inyectados a través de un aguijón en un punto determinado de la superficie corporal.

Tipos de picaduras

Las picaduras de abejas, avispas y hormigas son las más frecuentes. Generalmente son leves, producen inflamación, enrojecimiento, picazón en la zona afectada y puede revestir gravedad. La avispa y la hormiga pueden utilizar su aguijón repetidamente, mientras que la abeja, especialmente la productora de miel, deja su aguijón y el saco venenoso adherido a la piel de la víctima. 

Suelen tener múltiples reacciones tales como: rasquiña generalizada, inflamación de labios y lengua, dolor de cabeza, malestar general, dolor de estómago (tipo cólico), sudoración abundante, afectan a la cavidad oral y garganta (provocarán problemas respiratorios) ansiedad, pudiendo llegar al shock anafiláctico, coma y en algunas ocasiones pueden causar la muerte, debida casi siempre a la reacción alérgica aguda producida por el veneno que inoculan.

Primeros auxilios

1. Aplicar una compresa sobre la picadura con: amoniaco rebajado, vinagre o hielo. También se puede colocar compresas de agua helada o fría sobre el área afectada para reducir la inflamación y disminuir el dolor y la absorción del veneno. Puede ser útil la aplicación de una solución de ¼ de cucharadita de papaina (ablandador de carne) disuelta con 1 cucharadita de agua

2. Chupar hielo en el caso de picaduras en el interior de la boca.

3. Retirar el aguijón con sumo cuidado. Realizar en la misma dirección en la que penetró. Utilizar para ello el borde afilado de una navaja o una tarjeta plástica. 

4. Cuando se presenta reacción alérgica, suministre un antialérgico (antihistamínico) y traslade a la víctima rápidamente al centro asistencial. 

Prevención

– No molestar a los insectos. 

– Usar repelente contra insectos. 

– Utilizar ropa que cubra la piel. 

– Tener cuidado al comer en espacios abiertos porque la comida atrae a los insectos. 

– Si sabe que tiene reacciones alérgicas severas a las picaduras de los insectos, lleve un botiquín de emergencia en el que incluya antialérgicos.

 

Con información de Diario 2001

Deja un comentario