Diferencias entre iluminaciones cálidas y frías

Diferencias entre iluminaciones cálidas y frías
Anuncios

Una buena iluminación es indispensable en el diseño de interiores, y acertar en ella dará el complemento perfecto a lo que queremos lograr en nuestros ambientes.

A medida que la tecnología avanza, también lo hacen las bombillas de luz. Anteriormente solo existía un solo tipo de iluminación, pero hoy en día podemos elegir entre una gran variedad, siendo las cálidas (o amarillas) y frías (blancas), las más populares.

Hoy te hablaremos de la diferencia que existe entre cada una de ellas para que puedas elegir la que más te convenga colocar en tu hogar según el tipo de decoración que tengas, su diseño, y el ambiente que quieras lograr obtener con ellas.

Las bombillas cálidas suelen irradiar calor, como su nombre lo indica, y las proyectan en todas las direcciones. Este tipo de luz suele ser más económica que las blancas, pero a la larga también suele consumir más energía y tiene una vida útil más corta que las demás.

Son perfectas para colocar en espacios exteriores (por irradiar luz en todas las direcciones), así como también es usada para iluminar espacios decorativos, ya que su tono realzará los colores que ilumina y brindará dramatismo al entorno.

Los espacios de ocio en el hogar también deberían iluminarse con este tipo de luz, ya que crearán un ambiente cálido, acogedor y de intimidad.

Nuestra salud también se puede ver afectada según el tipo de luz que utilicemos. La luz cálida relajará nuestro cuerpo y mente, y nuestro cuerpo interpretará este tono con la hora del descanso, segregando melatonina. Así que colocar una lámpara con luz cálida al lado de nuestra cama, será propicia para conciliar el sueño.

Por el contrario, las luces frías o blancas, hacen de tus ambientes un área confortable y amena. Su costo puede ser mayor a las bombillas de luz amarilla, pero su vida útil también es mayor.

Una de las mayores ventajas de la luz blanca o led, es que transforma entre el 80% al 90% de la energía consumida en luz, siendo más eficientes, consumiendo menos energía, y a su vez emite una luz que abarca suficiente espacio, gracias a la potencia de su luz blanca.

Otra de las características de la luz blanca es que brinda mayor claridad a los espacios, haciéndola ideal para decorar espacios nocturnos o algún tipo de detalle especial que se quiera resaltar de una zona.

La superficie de este bombillo no se calienta, por lo que lo hace ideal para su intensidad de luz sin generar calor ni quemarnos al tacto, y como si fuera poco, al no contener mercurio en su interior no lo hace contaminante.

Este tipo de luz es ideal para colocar en lugares con paletas de colores con tonos fríos o azules, como el baño, por ejemplo. Del mismo modo se recomienda utilizar en espacios donde se realicen actividades donde la vista es primordial. Esta luz no cansará la vista, ya que su luz blanca hará que se vean los detalles sin necesidad de forzar la vista para ver con claridad, es decir, es menos usada como complemento decorativo, sino más bien funcional.

 

Con información de Diario 2001

Deja un comentario