Agroindustria brasileña minimiza dudas de economía e invierte en tecnología

Agroindustria brasileña minimiza dudas de economía e invierte en tecnología

Ni las turbulencias externas, ni la crisis económica y política brasileña parecen asustar a la agroindustria, que en el primer gran evento del año del sector expresó hoy su optimismo frente a las perspectivas económicas para 2017, cuando se prevé que el país retome tímidamente su crecimiento.

En la 29 edición del Show Rural Coopavel, que terminó hoy en la sureña ciudad de Cascavel (Paraná), más de 500 expositores del sector privado y público presentaron las novedades tecnológicas y de servicios para la agroindustria.

El encuentro de carácter internacional que se realizó durante esta semana sirvió también como un “termómetro” para un mercado, que además de conocer nuevas tendencias evalúa el escenario futuro.

“La industria viene pasando por varios desafíos: inestabilidad económica, incertidumbre -globalmente hablando- pero todavía así conseguimos dar un paso al frente y el año pasado fuimos exitosos y conseguimos crecer por encima del promedio”, afirmó a Efe el argentino Axel Labourt, director comercial de Down AgroSciences.

De acuerdo con la Confederación Nacional de la Agricultura y Pecuaria (CNA) la agroindustria brasileña debió crecer en 2016 entre el 2,5 % y el 3 %, frente a una contracción del 3,5 % que se prevé del producto interior bruto (PIB), que en 2015 también reportó una disminución del 3,8 %.

Para este año, cuando el Gobierno calcula un crecimiento del 1 % y el mercado prevé una expansión del 0,49 %, la CNA proyecta una participación de la agroindustria en el PIB brasileño del 23 %, que superan el 21,5 % esperado para 2016.

Según Labourt, todavía es temprano para dar conclusiones de movimientos como la salida del Reino Unido de la Unión Europea (“brexit”) o sobre la administración del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, que son los grandes temas políticos del momento.

En ese sentido, el ejecutivo puso como ejemplo la reciente inversión de Down AgroSciences en Brasil, que a pesar de la situación del país desembolsó para proyectos 100 millones de dólares “independiente del ciclo económico” y por eso “el largo plazo es promisorio”.

Al margen de los debates y conferencias sobre el escenario económico y su impacto en el sector, la feria agrícola abordó temas como las soluciones y tendencias tecnológicas a partir de la digitalización mediante aplicaciones de telefonía móvil y software para auxiliar la labor del agricultor.

Un simulador de realidad virtual, desarrollado por Down AgroSciences, permite a los agricultores combatir plagas y plantas dañinas para sus cultivos.

En la misma línea, la alemana Bayer CropScience presentó la aplicación WeedScout en la que a través del teléfono móvil se identifican plantas dañinas de una base de datos de 13.000 imágenes e instrucciones para combatirlas.

“Es un mecanismo práctico y simple, conectado a un banco de datos, que lo tornan en una herramienta de gestión y permite el llamado ‘cultivo inteligente'”, evaluó Éverton Queiroz, gerente regional de vendas de la multinacional alemana que apuesta en el mercado de las plataformas digitales para la agroindustria.

Entre las iniciativas del sector público se destacó en la feria las aplicaciones para telefonía móvil de la estatal Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa).

Uno de ellos es el ‘Dr. Milho’ (doctor maíz), que permite al productor acompañar la germinación del maíz en sus diferentes estados de fenología, con instrucciones y gestión inteligente de la cosecha.

“El formato de aplicación permite un acceso fácil al público, principalmente estudiantes de agronomía, futuros profesionales del área, que tienen bastante familiaridad con esas tecnologías”, destacó João Batista Guimarães, técnico agrícola de la Embrapa.

Guimarães considera que esta es solo una de las muchas futuras herramientas digitales desarrolladas por órganos públicos para el mercado agropecuario.

La feria, que comenzó el lunes en Cascavel, ciudad próxima de la frontera con Argentina y Paraguay, tuvo según la organización un récord de público que superó los 235.000 visitantes y deberá generar 1.500 millones de reales (unos 479.080 dólares), cifras que demuestran el “optimismo” del sector.

EFE

Deja un comentario