Fundición crea cada Oscar como una obra de arte

Fundición crea cada Oscar como una obra de arte

Cada Oscar levantado con alegría o acunado entre lágrimas por ganadores del Premio de la Academia es primero fundido y lustrado muy lejos de Hollywood.

Trabajadores en la fundición de bellas artes Polich Tallix, a más de 80 kilómetros (50 millas) al norte de la ciudad de Nueva York, comenzaron a trabajar a finales de septiembre en los premios que serán entregados el 26 de febrero. Cada uno de los 60 Oscar despachados del centro de producción estilo hangar tiene 33 centímetros (13½ pulgadas) de alto y un distintivo diseño art deco que es pulido hasta relucir como un espejo. Cada brillante base negra carece solo de la placa con el nombre del ganador, que se agrega después de la ceremonia.

Polich Tallix, que comenzó a hacer las estatuillas el año pasado, alteró la imagen del caballero estilizado con miras a los trofeos originales entregados en 1929. El trayecto de estas nuevas estatuillas de un pequeño pueblo en el norte de Nueva York al corazón de Hollywood no será una cosa de película, pero sí algo digno de una mirada.

Cada Oscar comienza con una versión hecha de cera, que es bañada reiteradamente en una cerámica líquida color crema. La cerámica se endurece y la cera se derrite para hacer espacio al bronce fundido. Lo que queda una vez que se retira la cerámica es una especie de versión áspera del elegante ícono.

John Menzie y otros trabajadores se aseguran de que cada detalle de la superficie — desde el nacimiento del pelo de Oscar hasta el carrete sobre el que está parado — sea lijado y pulido a mano hasta conseguir un fino acabado.

Menzie dijo que es emocionante ver las piezas en las que uno trabajó entregarse a lo largo de varias horas por televisión, como lo hizo el año pasado.

 

AP

Deja un comentario