Por qué en América Latina no pronunciamos la Z y la C como en España

Por qué en América Latina no pronunciamos la Z y la C como en España

Que en Latinoamérica la Z y la C se pronuncian igual que la S, diferente a lo que pasa en la mayor parte de España, está lejos de ser una novedad. Pero, ¿desde cuándo es así? ¿Y por qué?

Estas preguntas han ocupado a especialistas y a hispanohablantes en general, intrigados porque en la tierra donde nació el castellano se hable distinto que en la región donde se trasplantó.

Sobre la pronunciación de la Z en España han llegado a crearse hasta leyendas, como que se extendió para reproducir el ceceo que padecía algún rey o príncipe al hablar.

Pero los expertos descartan que eso sea cierto.

C
Z
S

"Aunque (sea) una leyenda simpática, no tiene ningún sustento", le dice a BBC Mundo el filólogo español Juan Sánchez Méndez, autor del libro "Historia de la lengua española en América".

Entre fines del siglo XIX y comienzos del XX ganó fuerza la idea de que en Latinoamérica se habla diferente el español porque cambió con la influencia de las lenguas indígenas.

Sin embargo, esa teoría indigenista o "sustrática", que tuvo como padre al lingüista alemán naturalizado chileno Rodolfo Lenz, también perdió fuerza ante la evidencia científica.

Y la explicación que se ha impuesto como más aceptada es que la pronunciación diferenciada de la Z y la C no se perdió en algún sitio misterioso rumbo a América, sino que básicamente nunca embarcó.

Habla sevillana

"Todo tiene que ver con el momento en que se produjo la colonización del Nuevo Mundo, el descubrimiento de América", señala Sánchez Méndez, catedrático en la universidad de Neuchâtel, en Suiza.

Por aquel entonces ya había dos modos de hablar el castellano: uno hacia el norte de Castilla, que se impuso en Madrid, y otro en Sevilla, en el sur de España.

La cuestión es que, en Sevilla, la Z y la C se pronunciaban de modo similar a la S.

 

BBC Mundo

Deja un comentario