En el Reino unido se pagaba un impuesto poco común

En el Reino unido se pagaba un impuesto poco común

Entre 1784 y 1811, el gobierno británico impuso la venta de sombreros con un impuesto aplicable en todo el Reino Unido. Su valor variaba en función del precio de cada modelo. Así para los sombreros de menos de 4 chelines la tasa era de 4 peniques, mientras que para los bombines y chisteras de más de 12 chelines, se pagaban 2 chelines.

Esta medida sólo afectaba a los modelos de caballeros, cuyos proveedores estaban obligados a abonar una licencia 2 libras en Londres y 5 chelines en el resto del país- y colocar en un lugar bien visible del establecimiento un cartel con el título “Minorista de sombreros”.

El pago se acreditaba con un timbre fiscal que iba pegado en el forro. El impago conllevaba una multa, y la falsificación del timbre podía llegar a castigarse con la pena de muerte.

Deja un comentario