Hampshire evoca el mundo de Jane Austen en el bicentenario de su muerte

Hampshire evoca el mundo de Jane Austen en el bicentenario de su muerte

 El condado inglés de Hampshire, donde nació, vivió y murió Jane Austen, recrea este año el universo de la escritora con varios actos y exposiciones que conmemoran el bicentenario de su muerte, el 18 de julio de 1817.

La novelista, que se hizo famosa décadas después de su fallecimiento a los 41 años, tuvo su época más productiva cuando residió, con su madre y su hermana, en una pequeña casa del pueblo de Chawton, a la que se mudaron en 1809, tras la muerte del padre.

Esta casita al borde de una carretera, en la que se conservan enseres de las tres mujeres, puede visitarse hoy como museo, y es destino ineludible para los millones de admiradores de Jane Austen llegados de todo el mundo.

Para el bicentenario, la Casa Museo de Jane Austen ha redecorado con una reproducción del papel pintado original dos habitaciones de la vivienda, donde puede verse, como principal atracción, la mesita redonda y baja donde la escritora plasmó sus novelas -que fueron publicadas primero bajo seudónimo-.

La exposición "Jane Austen en 41 objetos", en alusión a la edad que tenía cuando falleció, recorre además su biografía a través de piezas singulares de la colección del museo, como una cajita de agujas hecha a mano por Jane para una de sus sobrinas.

Jane Austen pasó los últimos ocho años de su vida en la casa de Chawton, donde revisó "Sentido y sensibilidad" (publicada en 1811), "Orgullo y prejuicio" (1813) y La Abadía de Northanger (1818), y escribió "Mansfield Park" (publicada en 1814); "Emma" (1816) y "Persuasión" (1818).

"Los trazos de este lugar se observan en muchas de sus novelas", declara la responsable del museo, Mary Guyatt.

"En ellas, Jane Austen recrea con frecuencia el espacio doméstico y expone sus restricciones, y a menudo describe a personas que viven en lugares pequeños y visitan viviendas mucho más grandes y opulentas", explica.

Esto es parecido a lo que le ocurrió a ella, pues, al morir su padre, el reverendo George Austen, en 1805, la escritora, su madre y su hermana mayor -ambas llamadas Cassandra- se vieron sin vivienda y tuvieron que conformarse con la pequeña casita de Chawton, cedida por su hermano Edward.

Edward, que heredó la fortuna de unos parientes, les ofreció esa residencia, mientras que él vivía en una mansión isabelina cercana mucho más suntuosa, que las mujeres a menudo visitaban.

La mansión de Edward, también en Chawton, está actualmente abierta al público y alberga una de las principales colecciones de escritura femenina de 1600 a 1830, lo que incluye primeras ediciones de las obras de Austen.

Una visita al condado de Hampshire, en el sur de Inglaterra, podría empezar en Steventon, la localidad donde Jane Austen nació el 16 de diciembre de 1775, en la rectoría en la que ejercía de párroco su padre.

Pocos edificios quedan relacionados con la joven, que pasó allí los primeros 25 años de su vida, pero el pueblo y sus alrededores se ven reflejados en sus obras, que abordan la vida y las relaciones de las clases media y alta en la Inglaterra georgiana.

En 1801, cuando George Austen se jubiló, la familia se mudó a la ciudad de Bath, en el suroeste inglés, donde Jane y su hermana hicieron vida social pero la primera apenas escribió.

Fue en la casita de Chawton, a la que se trasladaron cuando el reverendo murió, donde Jane Austen floreció, aunque su fama como novelista no empezó hasta finales del siglo XIX.

Con 41 años, la escritora enfermó de una dolencia no especificada -se cree que era el mal de Addison- y, tras mudarse con su hermana a Winchester, para estar cerca de los médicos, acabó muriendo allí.

Su tumba puede visitarse en la imponente catedral de la ciudad, donde está previsto que, el día del bicentenario, se ofrezca un servicio religioso para los seguidores de la novelista.

Paralelamente, la biblioteca de Winchester ha organizado la muestra "La Misteriosa Señorita Austen", que revela aspectos desconocidos de la escritora, así como algunas piezas de su vestuario normalmente no accesibles para el público. 

 

Deja un comentario