Comercios abarrotados ante compras nerviosas

Comercios abarrotados ante compras nerviosas

Algunos comercios trabajaron a media máquina. Fruterías, panaderías y farmacias ofrecieron productos de manera restringido

Ante los numerosos saqueos y hechos violentos que azotaron a Maracay por tercer día consecutivo, los ciudadanos salieron la mañana de ayer para aprovechar la pausa en el llamado “trancazo” que mantuvo cerrada las principales arterias viales de la ciudad, para poder adquirir productos de la cesta básica en los pocos negocios que abrieron sus puertas al público.

Supermercados, fruterías, charcuterías, panaderías y algunas farmacias, fueron los establecimientos comerciales que estuvieron abarrotados por los consumidores en busca de alimentos, situación que se pudo evidenciar en las avenidas Bermúdez, Constitución, Ayacucho y Bolívar, así como en calles aledañas, en el sector Los Samanes y la avenida Intercomunal Maracay – Turmero.

Betsa Fernández, se encontraba haciendo cola a las afueras de un negocio dedicado a la venta de maíz pilado cercano al Mercado Libre de Maracay, comentó que decidió salir a comprar comida por temor a quedarse sin nada. “En mi casa ya casi no queda comida así que salí a buscarla, encontré este sitio y me quedé, por lo menos tendré para hacer arepas”, comentó.

Fernández se mostró consternada ante la situación. “Los vándalos salieron a saquear sin contemplaciones y nos causaron un mal a todos ¿Dónde iremos a comprar comida ahora?”, se preguntó.

Por su parte, Jesús Lugo, quien se encontraba esperando su turno para comprar alimentos, señaló que algunos comerciantes se están aprovechando de los acontecimientos para vender con sobreprecio. “Cómo es posible que te quieren vender las cosas al triple solo porque todo está cerrado”, enfatizó.

 

A puerta cerrada  

Trabajadores del Mercado Libre de Maracay rechazaron ayer la paralización de la jornada laboral, por lo que exigieron a las autoridades de Mercados de Girardot (Mercagir), reactivar las actividades para que los ciudadanos puedan hacer las compras cotidianas. Se conoció extraoficialmente que el mercado no abrió por medidas de seguridad.

Dulman Petazzo, vendedor de pollo, manifestó que los hechos negativos que se han registrado en la ciudad “causan daños en el pueblo que quiere trabajar y seguir apostando al país”. Por su parte, Carlos Silva, comerciante de cerdo, consideró que de no abrir nuevamente el recinto generarán importantes pérdidas económicas para el sector.

a2

a3

a4

a5

Alejandro Sáenz 

Foto David Otamendi

Foto Raúl Milán 

Fotos Jairo Araque

Deja un comentario