El riesgo y las inversiones

El riesgo y las inversiones

La aversión al riesgo es uno de los conceptos básicos de las teorías sobre las inversiones, así como uno de los principios sobre los que se sustenta la economía. Supone la necesidad de minimizar el riesgo por parte de los inversores, ya que dadas dos inversiones con igual rentabilidad, éste elegirá la que tenga un nivel menor de riesgo. Se asume que esta afirmación es universal y todos los inversores actuarán de esta forma. Uno de los ejemplos de la aversión al riesgo es la existencia de seguros. El asegurado paga una prima para protegerse frente a una pérdida potencial y futura, es decir que decide pagar una cantidad segura y presente ante la posibilidad futura de una pérdida. Este hecho pone de manifiesto una aversión al riesgo ya que se prefiere perder una cantidad pequeña hoy a una posible pérdida muy grande en el futuro. El riesgo por tanto es asegurable.

Riesgo es distinto a incertidumbre, ya que ésta última es la existencia de hechos que no se pueden prevenir ni calcular, son imposibles de objetivar. Pueden ser cambios en gustos y preferencias, modificaciones en regulaciones, iniciativas gubernamentales, acciones todas ellas que van a afectar a nuestras inversiones, pero no podemos definir en términos probabilísticos ni incorporar a nuestros cálculos y en caso de poder introducirlos, distorsionarían nuestro análisis y no nos permitirían tomar decisiones correctas.

Así como preferimos un menor riesgo ante la misma rentabilidad, el inversor racional va a preferir una mayor rentabilidad a un mismo nivel de riesgo. Por tanto, sus decisiones van a estar dirigidas a buscar activos que considere que están depreciados, que su supuesto valor de equilibrio sea mayor que el valor actual. Mediante distintos mecanismos va a comprobar cómo los valores están apreciados o depreciados según sus propios criterios y esperará que los apreciados bajen y los depreciados suban. Va a invertir en aquellos que estén depreciados y descartar los apreciados. También deberá observar las rentas que podría obtener derivadas de la posesión de un activo e incluirlo al precio futuro para valorarlo de forma correcta y estimar óptimamente cuál será su movimiento en el plazo que considere relevante para su inversión.

Un inversor podrá obtener una tasa de rentabilidad libre de riesgo si sabe con absoluta certeza que un activo tendrá un valor determinado en el futuro. Esta rentabilidad se obtiene invirtiendo el capital en una inversión libre de riesgo, obviando la inflación. La tasa de rentabilidad libre de riesgo está afectada por las preferencias temporales de los inversores, el comportamiento del mercado, así como la demanda y la oferta de capital en la economía. Si existe una inyección monetaria en la economía, esta tasa libre de riesgo caerá ya que habrá más dinero disponible.

 

TIPS DE SEGURIDAD

Manejo de sus cuentas

Revise sus cuentas. Efectúe las conciliaciones de sus cuentas por lo menos una vez al mes, pero además recuerde, que por teléfono o Internet usted puede monitorear sus cuentas corrientes y de ahorro. Cuando no reciba o se retrasen sus estados de cuenta mensuales, notifíquelo al banco. En el caso de las tarjetas de crédito, consulte su saldo y cuota mínima a pagar, ya que el no recibir su estado de cuenta no lo exime de la obligación del pago puntual. Si su banco tiene el servicio de aviso por mensajería celular de los consumos, no dude en usarlo, ya que le permite detectar cualquier irregularidad. Revisar sus cuentas lo protege de fraudes y errores.

 

MANEJO DE CHEQUERAS

Al recibir su chequera verifique sus datos y cuente la cantidad de cheques incluidos, nos han reportado casos de que la chequera vino incompleta y si usted no verificó, es el responsable. Cuide su chequera, no la deje desatendida. Si nota la sustracción de cheques o extravía la chequera, notifíquelo al banco de inmediato para proceder a su bloqueo. Les recomiendo, emitir todos sus cheques con la mención "NO ENDOSABLE", de esta forma usted se asegura que el cheque solo será cobrado por el beneficiario.

No deje espacios en blanco, especialmente en el área de las cantidades (ya sea en números o letras), ya que eso puede ser utilizado por un estafador para alterar la cantidad. Tampoco por ningún motivo, firme cheques en blanco, ni siquiera para dárselos a una persona de su confianza. No haga pagos o donaciones en cheques a personas que no conoce o de dudosa procedencia.

Recuerde que la emisión de cheques personales o de empresas tiene una vigencia de un año, y los de gerencia seis meses. Lo recomendable es que tan pronto reciba un cheque lo deposite de inmediato y debe estar pendiente si efectivamente fue o no pagado. Tenga una firma única y difícil de copiar. Fíjese que si toma en cuenta estas recomendaciones, no le garantizo en 100% que no tendrá problemas, pero las probabilidades serán muy bajas.

 

MANEJO DE TARJETAS DE CRÉDITO Y DÉBITO

Al recibir su tarjeta de crédito, confirme por teléfono la recepción de la misma y fírmela en el espacio en blanco ubicado en el reverso. Si recibe renovaciones de tarjetas, destruya las anteriores, cortándolas en partes. No utilice claves fáciles de identificar (cédulas de identidad, fechas de nacimiento, etc.) Cambie periódicamente las claves de sus tarjetas. Memorice y destruya la clave secreta de sus tarjetas de crédito y débito. No permita que otras personas la vean al introducirla en un cajero automático o en un punto de venta bajo ninguna circunstancia. Si necesita anotar sus claves secretas, nunca lo haga cerca de sus tarjetas para que no puedan ser relacionadas. Nunca suministre el número de sus claves a terceras personas, aún si éstas se identifican como funcionarios o empleados del Banco; esta información es personal, intransferible y confidencial. No realice sus operaciones en presencia de personas desconocidas ni acepte asesoramiento de terceros. No permita el ingreso de terceros en el recinto del cajero automático. Cerciórese de introducir la clave en forma correcta; de lo contrario, su tarjeta será bloqueada después de la tercera vez que intente. Notifique de inmediato al Banco si alguna de sus tarjetas es bloqueada o retenida en un cajero automático de otra institución o nota su extravío o robo.

 

MANEJO DE TARJETAS DE CRÉDITO Y DÉBITO

Si retira dinero en efectivo del cajero automático y el monto dispensado no coincide con el señalado por usted en la pantalla, diríjase a la agencia más cercana y llene una solicitud de reclamo. Antes de iniciar sus operaciones en el cajero automático verifique que esté en funcionamiento y que no contenga objetos extraños en la ranura de inserción de la tarjeta, ni en el dispensador de efectivo. Al pagar con su tarjeta en un punto de venta, solicite que la pasen una sola vez, y asegúrese que se la devuelvan una vez realizada la transacción. Asegúrese de recibir y guardar debidamente sus tarjetas de crédito o débito al realizar sus pagos en cualquier comercio. Revise sus notas de consumo contra el estado de cuenta mensual; si observa cualquier irregularidad notifíquelo de inmediato. No deje sus tarjetas con objetos de metal que puedan dañar la banda magnética.

No suministre el número de su tarjeta o el número de su cédula a personas que llamen para ofrecer gangas o premios. Aunque las propuestas sean muy tentadoras, sobre resorts y viajes a lugares espectaculares; nunca dé su número de tarjeta a extraños que le llamen, no importa cuán legítimo suene el negocio. En ocasiones, quienes llaman se identifican como personal de la compañía de teléfonos u otro servicio; cuelgue al primer indicio de duda.

No descuide la cartera con los documentos personales en sitios públicos. Al delincuente le toma solo unos segundos apropiarse de sus pertenencias. En general, en cualquier circunstancia, no se deben descuidar las pertenencias.

En los restaurantes y comercios afines, cerciórese de que la tarjeta de crédito que le devuelve el mesonero es la que le pertenece. Suele haber confusiones cuando varias personas piden la cuenta a la vez y el empleado recoge tres o más tarjetas de crédito. En Venezuela, existen establecimientos que ya están utilizando el dispositivo inalámbrico que llevan a la mesa. Pregunte si lo tienen. No acepte que terceras personas le faciliten celulares para el bloqueo de su tarjeta. Hágalo usted mismo desde un teléfono público o propio.

 

SEGURIDAD EN LOS PUNTOS DE VENTA:

Cerciórese que pasan su Tarjeta (Crédito o Débito) por el punto de venta sólo una vez. No pierda de vista su Tarjeta mientras el establecimiento procesa su compra.

Verifique el monto en la pantalla del punto de venta y proteja el teclado con su mano al ingresar su clave, cuide que no lo estén vigilando. Exija el comprobante de la operación realizada y verifique el monto de la misma. Realice compras en establecimientos de confianza. Si el comercio le indica que su Tarjeta ha sido negada, solicite el recibo con el rechazo.

 

SEGURIDAD EN LOS CAJEROS AUTOMÁTICOS

Alrededor del cajero automático

Use cajeros automáticos bien iluminados y concurridos. No use el cajero automático si observa individuos sospechosos a su alrededor. Observe si algo parece sospechoso, como si el cajero automático hubiera sido alterado. Verifique si tiene algún elemento en la ranura donde inserta la Tarjeta, o en el teclado. Si esto ocurre, aléjese y notifique al banco.  No acepte ayuda de desconocidos cerca del cajero automático. Si usa un cajero automático resguardado en un vestíbulo (lobby) el cual requiere de su Tarjeta para abrir la puerta, evite que desconocidos entren con usted.

 

José Grasso Vecchio
twitter: @josegrasso
[email protected]
www.consultoresicg.com

Deja un comentario