Consumo y crédito inteligente

Consumo y crédito inteligente

El crédito se ha convertido, en los días que corren, en un instrumento financiero ampliamente disponible. Muchos recurrimos a esta modalidad de pago diariamente, a veces sin siquiera darnos cuenta. Por eso utilizar el crédito de la manera más inteligente posible es un factor clave para optimizar nuestras finanzas personales y familiares.

Como sabemos, el crédito no es otra cosa que una suma de fondos que no tenemos disponible actualmente en nuestro patrimonio, y que una institución financiera acredita en nuestra cuenta, para que sea devuelta en determinados plazos y a cambio de una tasa de interés.

Para utilizar el crédito de manera inteligente debemos estar atentos a lo que ocurre en el mercado con aspectos tales como las tasas de interés pasivas y activas. Algunos aspectos claves para utilizar distintas modalidades de crédito de manera óptima son las siguientes:

Nunca recurra a prestamistas informales o no institucionales. Estos agentes probablemente le ofrecerán acceso al dinero de manera rápida y sin demasiadas complicaciones, pero le cobrarán tasas de interés tan elevadas, y mediante cláusulas tan desfavorables, que usted terminará perdiendo dinero.

Infórmese sobre las tasas adicionales y otras penalidades en las que podría incurrir si llegara a caer en mora. Esto debe evitarse a toda costa, porque los intereses moratorios suelen ser especialmente costosos.

Averigüe si el crédito que piensa contratar le permite realizar abonos a capital antes de que se cumplan los plazos. Si está en posibilidad de abonar por adelantado, se ahorrará montos importantes por intereses. 

El crédito más común de todos, el que nos facilitan nuestras tarjetas de crédito, debe utilizarse con sentido común. La regla de oro es no adquirir con estas tarjetas bienes o servicios que forman parte de nuestro gasto corriente, o artículos que ya hayamos consumido cuando llegue el momento de pagar la tarjeta, como los alimentos.

Muchas veces, para aprovechar las ofertas que los comercios ofrecen por tiempo limitado, recurrimos a la tarjeta de crédito. Recuerde que si usted no cancela el monto total de estos bienes antes de la fecha de vencimiento, será como si hubiera comprado los artículos al precio más alto.

No pague las tarjetas de crédito a última hora, permita un margen de al menos cinco días hábiles para que se hagan efectivos tales pagos. De lo contrario, las políticas de cada institución podrían hacerle castigarle con intereses moratorios

Préstamos. En caso de solicitar un crédito, recomendamos al solicitante o deudor: 

1) No se sobre endeude. Lleve un control de las deudas, no adquiera más obligaciones de las que pueda pagar; 2) Antes de endeudarse y luego de contraída una obligación, revise las tasas de interés, comisiones y condiciones de pago. Existe mucha dispersión en las diversas ofertas de los bancos, tome la que más le conviene, deje de ser un cliente cautivo; y 3) Lleve un estricto control, conozca las fechas de vencimiento y haga un presupuesto familiar que le permita atender sus obligaciones. No pagar a tiempo, causa intereses moratorios (más elevados) y ocasiona un problema de referencias para futuros créditos. 

Consumidor. Más allá del monto de dinero que el venezolano le destina a cada producto o servicio, en recientes investigaciones se observa que el consumidor ha tendido a cambiar ciertas actitudes a la hora de adquirir bienes y servicios. Ha empezado a sustituir marcas, buscando aquellas más económicas o las disponibles en ese momento en el supermercado o local en el que compras, sacrificando así la fidelidad a sus marcas tradicionales.

Otro aspecto es que al momento de comprar ha dejado de lado la impulsividad. Los padres de familia programan con anticipación sus compras, incluso realizándolas por temporada. Por ejemplo, las compras escolares ya no tienden a realizarlas a última hora, lo que demuestra un gran sentido de prioridades. En cuanto a la recreación, se observa que, incluso por seguridad, las preferencias se dirigen a las reuniones en casa de familiares y amigos, sin contar que ese cambio de conducta genera ahorro en gastos de restaurantes o locales nocturnos. El venezolano camina, compara precios, busca y espera rebajas, indaga y sabe de los sitios donde venden más económico o más barato, y conoce los lugares donde normalmente hacen ofertas y en cuáles no. Y lo más importante: comparte ese conocimiento con familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc.  

Consejos para el día a día

Unas sencillas recomendaciones nos permitirán tener unas finanzas personales y familiares más sanas y lo más importante, vivir más tranquilos.

Lo primero que debe hacer es conocer de manera exacta sus ingresos y todos los gastos, incluyendo los pagos de capital e intereses de sus préstamos. De esa cuenta puede ocurrir que sus ingresos sean mayores a los gastos, lo que sería la situación ideal. En este caso, todo indica que está manejando sus finanzas de manera ordenada y que debe seguir haciéndolo de esa forma. Si por el contrario, los ingresos no alcanzan para cubrir los gastos, usted tiene un problema y la forma de resolverlo es o ganando más o gastando menos.

Mientras logra fórmulas para ganar más, como puede ser un nuevo empleo o desarrollar un negocio propio, debe atender a una reducción de sus gastos. Al revisar en qué gasta encontrará cosas indispensables en las que no puede ni debe recortar, y otras donde siempre existe un chance para ahorrar. 

Creo en los préstamos, son un mecanismo útil para resolver una variada cantidad de situaciones. Pedir dinero puede ser una buena idea si necesita un empujón económico para financiar su educación, comprar un auto o una casa, reparar su casa o comprar una computadora por dar algunos ejemplos. Sin embargo, un préstamo mal manejado se puede convertir en una pesadilla y esa es la situación que debemos evitar. 

El crédito es una excelente herramienta para realizar una inversión, anticipar un pago a cuenta de un ingreso futuro como un bono o utilidades, pero debemos ser cuidadosos con su manejo. 

Gastar hoy los ingresos de mañana no necesariamente es malo, si se realiza una inversión, se compra un activo o se emprende un negocio. Endeudarse para el despilfarro es el verdadero problema. 

El crédito permite adquirir bienes que no podemos comprar en el momento por no tener el dinero, pero si podemos pagarlos en el corto o mediano plazo aun con el recargo de los intereses se convierte en una buena oportunidad para, por ejemplo, protegerse de la inflación.

Si usamos la tarjeta de crédito para financiarnos, es una práctica no recomendable pagar solo la cuota mínima mensual. Haga el esfuerzo de pagar más para salir más pronto de la deuda y ahorrar intereses. Por vía de excepción usted puede pedir un préstamo para pagar otro, pero es una mala señal de la salud de sus finanzas si eso se convierte en una costumbre.

Señales de alerta. Por supuesto que endeudarse más allá de su capacidad de pago es un problema. Deben ser señales de alerta cuando usted depende de tarjetas o líneas de crédito para compras diarias y solamente puede cubrir el pago mínimo. Otra señal de problemas es utilizar un anticipo de una fuente de crédito para pagar otra. Ante cualquiera de esas señales, usted debe saber que está a las puertas de un problema financiero, lo que requiere una acción inmediata de su parte para ordenar su economía ya que de no hacerlo, el paso siguiente es el caos.

Las deudas son para salir de ellas en algún momento, aunque luego vuelva a endeudarse para algo que lo amerite. Siga la reglas del 30% o máximo de 40%, lo que quiere decir, que jamás el pago de capital e intereses de sus créditos debe exceder de esos porcentajes sobre sus ingresos. Si el porcentaje de pagos de préstamos excede de 40% de sus ingresos, usted está endeudado de más.

Lecciones de gerencia

La muerte del cofundador de Apple, Steve Jobs, conmocionó al mundo prácticamente en todos los ámbitos. Jobs se vio obligado a abandonar su cargo como presidente ejecutivo de Apple en agosto de 2011, pero incluso después, su batalla contra el cáncer y su deseo de seguir apuntalando con su imagen cada nuevo logro de la empresa, lo llevaron a convertirse en un líder de la sociedad. Vamos a compartir tres de sus experiencias: 

 Saber decir que no. Jobs comentó que, antes de decir que sí a algún proyecto o avanzar en alguna dirección con los existentes, había dicho que no por lo menos a mil opciones anteriores.

Corbata innecesaria. Jobs hizo mundialmente famoso su look con suéter negro y bluyín. La idea que se proponía transmitir era que las personas debían destacarse por sus ideas y no por su apariencia. Ello le valió el respeto de sus pares de negocios y el de sus trabajadores, a quienes exigía en primer lugar compromiso y dedicación hacia los resultados.

Amar lo que se hace. Es el mensaje que se desprende de su discurso a un grupo de graduandos de la Universidad de Stanford. Se trata de una pieza de oratoria que hoy se considera única en el mundo de la motivación y la inspiración personal. Entre otras frases, dijo: "El trabajo es algo que va a ocupar gran parte de tu vida, y la única manera de estar realmente satisfecho es haciendo un gran trabajo. Y la única manera de hacer un gran trabajo es amando lo que haces. Si todavía no has encontrado tu gran pasión, no te conformes, sigue buscando. La vida es demasiado corta para estar viviendo los sueños de otros y no los tuyos propios".

José Grasso 

Deja un comentario