¿Por qué tenemos problemas financieros?

¿Por qué tenemos problemas financieros?

Sin llegar al punto de hablar a nivel de la economía nacional, sino más bien tratando de tomar como eje central a la persona que posee el dinero, podemos decir que el factor clave en este proceso es uno mismo. En efecto, las personas están mal acostumbradas a administrar su dinero y la pregunta clave es ¿Qué factor contribuye a nuestro desconocimiento financiero?

La respuesta es simple: La educación financiera que nos dieron. Hasta el día de hoy son pocos los temas en los colegios y en las universidades acerca de la administración del dinero y finanzas personales. No se tocan temas como impuestos, bancos, etc. Temas con los que debemos lidiar prácticamente 80% de nuestra vida. O sea que se están olvidando de un 80% de educación importante.

Si tomamos como estudio solamente el colegio, terminaremos siendo totalmente ignorantes en temas financieros. Por eso es que muchas personas tienen problemas en sus finanzas personales, recibieron 0% de educación en este punto. Nunca le hablaron de invertir, de controlar el dinero, de hacer un presupuesto personal, un plan financiero, entre otros. Parecería ser que estos temas no importan, pero al estar viviendo en sociedades altamente manejadas por dinero, donde el dinero se toma como sinónimo de supervivencia, el aprender a manejar estos temas resulta muy importante. Incluso muchas personas reaccionan mal cuando uno quiere darle un consejo acerca de este punto o ayudarlos.

Otro factor importante en la familia, nuestra educación en casa no puede ser siempre la mejor. Una persona que venga de una familia que ha tenido muchos problemas monetarios, las ideas de ahorro e inversión con las que crecen los hijos podrían estar ausentes completamente. Incluso cuando se habla de invertir o generar nuevos ingresos en el seno de estas familias, algunos miembros podrían oponerse. Esa enseñanza y consejos financieros han pasado de generación en generación creando así la ilusión de que es parte de nuestra tradición. La inversión para ellos es algo imposible, de hecho la palabra "inversión" en sus cabezas no tiene un significado concreto, debido a que es un tema del cual mucho no se habla. Entonces el factor clave de nuestros problemas financieros, es la educación financiera que nos dieron. Y el único remedio es una Re-educación Financiera.

Es erróneo pensar que los que tienen que estar preocupados por los gastos del hogar son las personas que pagan las facturas. Toda la familia debe estar comprometida a la hora de generar un ingreso extra y eso es lo que debemos inculcar a ellos.

Un incentivo es muy importante cuando los menores de la casa hagan algo por ahorrarnos un bolívar: cuando apaguen un bombillo encendido innecesariamente, no echando papel higiénico al inodoro, cierren bien los grifos, apaguen el reproductor que nadie está escuchando y etc. Un dulce, un pequeño paseo o premio en metálico, servirá para que los “pequeños” de nuestro hogar colaboren con reducir los gastos cotidianos. Lo anterior creará una conciencia de ahorro que seguramente practicarán cuando estén en su edad adulta y con su familia propia en un futuro.

 

Cómo lograr la fidelidad de un cliente

Entender al cliente: Las necesidades de las personas cambian y resulta de vital importancia entender sus motivaciones. La gestión y la explotación eficaz de las bases de datos (ya sean de clientes actuales, suscripciones, clientes potenciales, de asociados, etc.), que son uno de los principales valores de la empresa, permite hacer propuestas innovadoras y diferenciadas para retener a los clientes. Cuanto mejor se conozca a los actuales y potenciales clientes más posibilidades se tienen de adaptarse al mercado, y a los cambios que en éste se producen.

Invertir de forma inteligente. No es el momento de dejar de invertir sino de hacerlo de forma inteligente y estudiar bien qué productos, mensajes y qué medios elegir. Invertir, por ejemplo, en ventas cruzadas así como a incrementar la satisfacción del usuario y las ventas en general. Estos objetivos adquieren una importancia añadida en tiempos difíciles porque el costo y el esfuerzo necesarios para vender a los clientes existentes son menores que el que se necesita para conseguir nuevos. Recuerde, que siempre es más fácil venderle un nuevo producto a un cliente existente, que captar a un cliente nuevo.

Acercarse al usuario de forma inteligente. Si el mercadeo  se dirige al consumidor teniendo en cuenta sus intereses, la publicidad no se verá como intrusiva, sino como una herramienta de conocimiento. Precisamente por eso, empresas como Google, que ofrecen nuevas formas de llegar al usuario teniendo en cuenta sus preferencias e intereses, están dando tan buen resultado.

Segmentar a los clientes: No todos los clientes son igual de rentables. Cada consumidor tiene un ciclo de vida y un valor que es necesario conocer. Una de las herramientas más utilizadas en la actualidad para retener a un cliente  es el Behavioral Targeting, una técnica de segmentación en base al comportamiento de los usuarios en Internet que permiten recoger qué páginas visita un usuario, el tiempo que navega por ellas, la frecuencia de sus visitas… De esta forma se crear perfiles de cada individuo y se identifican grupos o segmentos de usuarios con perfiles homogéneos. Solo así se pueden realizar ofertas personalizadas escogidas en función del conocimiento del cliente. Centrarse en los segmentos más rentables o con mayores perspectivas de crecimiento permite optimizar la utilización de un presupuesto y aumentar el rendimiento de las acciones comerciales.  

Mejorar la relación de confianza. El mercadeo relacional mejora la calidad de la relaciones con el cliente y crea una corriente de empatía hacia la compañía. Esto resulta fundamental en momentos en los que la confianza del cliente es lo único que puede marcar la diferencia. Además, permite optimizar los recursos de los que se disponen en función del valor estratégico de cada cliente mediante acciones de marketing directo y promocional, acciones de campo o programas de fidelización que mejoran las ventas.  

Reglas para dar una buena impresión en sus negocios La naturaleza de todos los negocios cambia, pero hay algunas reglas que siempre permanecerán y nos guiarán para poder dar una buena impresión con nuestros clientes. Es el tipo de reglas que, si las seguimos, nos generarán mejor buena publicidad que miles de bolívares gastados en mercadeo.  Responda dentro de 24 horas.  Las personas que tienen más éxito en los negocios son las que se mantienen en contacto con sus clientes a la mayor brevedad. Si le dejan un correo electrónico, un mensaje de voz, o incluso un mensaje de texto de celular, responda cuanto antes. Los gerentes más exitosos pueden tener cientos de mensajes diarios y aún así responden dentro de 24 horas, aunque sea con una línea de texto, o un simple “Si”.  Si no tiene el tiempo para hacer una respuesta detallada, con que responda simplemente “He recibido su mensaje y me comunicaré cuanto antes”, es un detalle que puede hacerle saber a la persona que está tomando acción sobre su petición. Entusiasmo. Sea entusiasta con sus clientes, no los trate con “flojera” o como si no le importara. Si suena su teléfono y usted contesta, esa acción significa que tiene tiempo para hablar con su cliente. Es una de las peores costumbres actuales, el recibir una llamada e intentar hacer dos cosas a la vez. Concéntrese en 1a acción, y hágala bien. Además de que es de mala educación pretender escuchar a alguien cuando realmente estamos escribiendo en nuestros teclados.  Si el momento es inoportuno, hágalo saber a su interlocutor, y establezca una fecha de comunicación posterior. Siempre mire a los ojos.  Es un detalle que significa mucho. No significa “retar” a la otra persona a una competencia de miradas, sino simplemente dejar de mirar nuestra pantalla, nuestro móvil y poner atención a la persona con quien hablamos. Aún peor, son aquellos quienes reciben un mensaje en su móvil, y deciden responderlo en ese momento.  Sea breve en sus mensajes. Si tiene la necesidad de contactar a alguien, está prohibido dejar mensajes largos. Solo deje su nombre y teléfono de contacto, y una breve razón por la que necesita contactar a la persona. Por si acaso, repita su número de teléfono al final del mensaje. Si puede hacerlo en menos de 20 segundos, también mencione qué momento sería apropiado para que le devuelvan la llamada.  Respete los métodos de contacto de su cliente Es una moda relativamente reciente, pero recuerde que si un cliente le da una tarjeta de presentación, e-mail, o algún número de celular, es solo eso: Un método de contacto. No es un permiso para llamarle frecuentemente con publicidad ni molestias.  De la misma forma, si un cliente le da su e-mail, eso no es un permiso para que usted agregue la dirección de su cliente a su lista personal de correos semanales, forwards o cadenas, o para llenar su bandeja de entrada con “Noticias” que realmente son anuncios.  

 

 

José Grasso Vecchio
twitter: @josegrasso
[email protected]
www.consultoresicg.com

 

Deja un comentario