El candidato X

El candidato X

La última decisión de la ilegal ANC, tratando de desconocer los 14 millones de votos representados por los diputados de la AN, las detenciones ilegales y arbitrarias de alcaldes, y la persecución a quienes piensan distinto, tienen como objetivo cerrar la vía electoral. Maduro no quiere que los demócratas participen en las elecciones regionales porque, a pesar de las trampas y abusos, la Unidad va a ganar en todos los estados.

La victoria de las fuerzas de resistencia democrática será una poderosísima palanca para que se realicen las elecciones presidenciales en 2018 y así, con el cambio en Miraflores, iniciar entre todos la etapa de reconciliación y reconstrucción de Venezuela.

Siendo minoría, Maduro y su casta, tratan de meternos en la calle ciega de una mezcla entre el sistema autocrático cubano y el nicaragüense, pero no lo podrán hacer porque la fuerza de la mayoría, unida y con esperanza, de manera silenciosa y contundente, ha decidido realizar a través de las elecciones regionales una rebelión de los votos para detener las ambiciones ilimitadas de poder de Maduro.

Sería conveniente que pudiéramos, por la vía del consenso o primarias, tener candidaturas unitarias en cada uno de los estados. Sin embargo, más allá de los nombres de los candidatos, lo importante es que podamos con ellos lograr articular la organización y la movilización de la resistencia democrática, sumando con votos y amplitud todo el descontento del país en contradel desgobierno de Maduro, responsable del hambre, la falta de medicinas, la inseguridad, y en general de la anarquía, la ruina y la sistemática violación de los derechos humanos que padecemos.

Más allá de los fraudes, de la represión, incluso de la posibilidad de que sean eliminadas por el régimen, las elecciones regionales son un espacio para la confrontación política que no podemos abandonar.

Por lo tanto, en estas elecciones se necesita que todos los ciudadanos seamos los abanderados, los protagonistas de un proceso político que aísle y saque del gobierno a los usurpadores que, actuando con tiranía, quieren aplastar la Constitución y la Democracia.

De manera que el nombre del candidato no es lo determinante. Lo importante es que abrace de manera auténtica la bandera unitaria para derrotar la dictadura del hambre y la corrupción.

Todos somos el candidato. La fuerza es la Unión.

Carlos Tablante

Deja un comentario