Tres signos de que el trabajo de parto está por comenzar

Tres signos de que el trabajo de parto está por comenzar

El parto es uno de los momentos que más esperan las embarazadas. Una mezcla de deseo, entusiasmo, nervios y curiosidad se presenta, quizás no tanto los primeros meses, pero sí a medida que el embarazo va avanzando. Es que se acerca la fecha de conocer al bebé y surgen miles de dudas al respecto.

Algunas de las más comunes tienen que ver con el trabajo de parto: ¿cómo saber que ya estoy en esa etapa?, ¿cuánto dura?, ¿y si me confundo y voy con mucha anticipación al hospital? Para evacuar estas y más preguntas, hoy te contamos 3 signos de que el trabajo de parto está por comenzar que serán importantes notar para cuando llegue el momento.

1. Observas cambios en el flujo vaginal
Durante los días previos al trabajo de parto es probable que notes cambios en el color y la consistencia de los flujos vaginales. Otro indicio de que el trabajo de parto va a comenzar pronto es la expulsión del tapón mucoso que protegía la salida del bebé por el canal vaginal. Puede expulsarse poco a poco o de una sola vez y siempre será sin dolor (puede salirse incluso mientras estás orinando).

La salida del tapón se produce porque el cuello del útero comienza a dilatarse y aprontarse para la salida del bebé. Pero no te preocupes, cuando lo expulses no tienes que salir corriendo al hospital: el parto puede tardar desde horas a días en concretarse aún. En caso de que cuentes con una partera sí sería importante comentárselo para que esté al tanto de este avance.

2. Sientes contracciones más intensas y con mayor frecuencia
Existen varios tipos de contracciones y no todas indican que ha comenzado el trabajo de parto. Muchas mujeres experimentan contracciones en el último trimestre de embarazo, pero esto no implica que esté por desenvolverse el parto. Las contracciones de trabajo de parto «falsas» suelen darse por la noche cada 5, 7 u 8 minutos y constituyen una especie de «ensayo» de lo que sentirás luego. Estos son algunos signos que te ayudarán a distinguir las contracciones de trabajo de parto reales:

Se intensifican y se prolonga la duración (entre 40 y 60 segundos).
Se dan con mayor frecuencia entre una y otra y puedes distinguir una regularidad. Por ejemplo, si se dan contracciones de la misma intensidad y duración en un rango de una hora u hora y media.
Si cambias de posición y la contracción sigue ahí.
Cuando la sensación de la contracción comienza en la parte baja de la columna y se va trasladando hasta la parte inferior del abdomen (e incluso las piernas).

3. Se rompe la bolsa
Este es un signo claro de que el trabajo de parto ha comenzado. Pero lo cierto es que no todas las mujeres experimentan la rotura de bolsa en la misma fase. Algunas, por ejemplo, rompen antes de que comiencen las contracciones del trabajo de parto, otras durante y otras no rompen hasta el momento del parto. Suele ser espontánea e indolora y puede expulsarse todo el líquido de una vez o derramarse de a poco.

Existe una diferencia entre la fisura y rotura de bolsa, ya que cuando esta se rompe la cantidad de líquido es abundante. Algunos médicos prefieren romperla de forma manual, pero aún no existe evidencia que indique que este método realmente acelere la llegada del bebé.

Por otra parte, el color normal del líquido es transparente o blanquecino. Si ves esta coloración, tienes tiempo suficiente para bañarte, cambiarte, tomar tu bolso y salir tranquila al hospital o esperar serena a que la partera llegue a tu casa. En caso de que esté teñido de un color amarillento, negruzco o verdoso, debes acudir de inmediato al centro de salud, ya que es un indicador de meconio (defecación del bebé) que, si la ingiere, puede resultar peligrosa para su salud.

I Mujer

Deja un comentario