¿Qué hacer en caso de una fractura?

¿Qué hacer en caso de una fractura?

Traumatismos severos, así como los movimientos bruscos como las caídas, o los forzados son las causas más frecuentes de una fractura.

El esqueleto humano está compuesto por un tipo de tejido conectivo reforzado con calcio y células óseas. Los huesos tienen un centro más blando, llamado médula; pero cualquier parte de esta estructura es susceptible de sufrir una fractura.

De acuerdo con Luis Velásquez, Médico Cirujano y director de operaciones del Grupo Venemergencia, ésta es la pérdida de continuidad de la superficie ósea. Es decir, la ruptura de un hueso, la cual puede ser total o parcial. Generalmente se genera por traumatismos directos, y puede tener diferentes grados.

En caso de una fractura ¿qué medidas tomar?

Velásquez afirmó, que ante estos casos, es fundamental mantener el control y calmar al paciente. “La mejor manera de mitigar el dolor es lograr inmovilizar la lesión para que se mantenga estable. Para esto, se puede utilizar una férula pre-fabricada o improvisada que evite el movimiento de la extremidad; y que haga que el paciente se mantenga cómodo”.

En lo que se refiere a fracturas en niños o personas mayores, el especialista aclaró que en general, el manejo no varía significativamente. En todos los casos se debe proceder de la misma forma.Autocuidado después de una fractura

Si bien como paciente, una debe seguir al pie de la letra las recomendaciones del médico, aquí unos consejos generales:

– Evitar el calor directo sobre la zona fracturada, por ejemplo las bolsas de agua caliente.

– Descansar la extremidad fracturada tanto como sea posible.

– Usar las técnicas indicadas por las enfermeras para caminar o realizar las actividades diarias. Por ejemplo, se corre el riesgo de una lesión mayor si se usan las muletas incorrectamente.

– Evitar cualquier levantamiento o la conducción hasta que la fractura haya sanado.

– Si siente picazón en la piel debajo del yeso, no introduzca ningún objeto entre el yeso y su miembro. En su lugar, utilice un secador de pelo para soplar aire fresco dentro del yeso.

– Evitar que el yeso se moje, ya que si se humedece puede volverse suave y no proporcionaría el apoyo necesario. Un yeso húmedo también puede irritar la piel. Al ducharse, envuélvalo en una bolsa de plástico con cinta adhesiva para mantener la zona bien seca.

– Consultar al médico de inmediato si tiene hinchazón, coloración azul o pérdida del movimiento en los dedos, hormigueo, adormecimiento o aumento del dolor.

Eme de Mujer

Deja un comentario