¿Ejercicios por la mañana o la noche? Te ayudamos a decidir

¿Ejercicios por la mañana o la noche? Te ayudamos a decidir

Sabemos que hacer ejercicios es importante para nuestro cuerpo pues nos ayuda a mantenernos en un peso ideal y mejora la salud. Sin embargo, por cuestiones de tiempo, tenemos que optar por un horario establecido de entrenamiento.

Muchas personas prefieren hacer ejercicios por la mañana para empezar bien el día, mientras que otras eligen ir al gimnasio al finalizar sus labores en la oficina para dormir mejor por la noche. Sea cual sea tu opción, recuerda que dar el paso y no faltar a tu entrenamiento ya es una victoria.

Aquí te decimos algunos de los pros y contras de los ejercicios según la hora que escojas practicarlos:

1. Por la mañana no te preocupas de no tener energía

Largas reuniones, tareas estresantes y correr de aquí para allá, todas esas actividades durante tu día de trabajo pueden restarte energía y no dar el 100% al ejercicio. Por el contrario, si vas por la mañana, estás con las pilas recargadas y la sensación de felicidad te acompañará el resto del día.

2. Si entrenas por la noche, tienes una mañana más relajada

Después de un sueño reparador luego de tu entrenamiento la noche anterior, podrás tomarte el tiempo de prepararte para salir al trabajo sin apuros. Nada de correr para hacer el maletín del gimnasio, comer a la volada un snack para después de entrenar y bañarte en cinco minutos para no llegar tarde.

3. El ejercicio matutino es mejor para la pérdida de peso

Estudios aseguran que hacer actividad física por las mañana inicia tu metabolismo más temprano, lo cual ayuda a una mayor quema de calorías. Además, otra investigación explica que iniciar tu día con una costumbre saludable, inconscientemente te llevará a tomar decisiones similares después.

4. Tu cuerpo está listo para entrenar por la noche

Si bien por la mañana te sientes con más energía, en realidad por la noche es cuando tu cuerpo está “caliente” y 100% despierto para entrenar. Tus músculos están más flexibles y los alimentos te han dado energía, garantizando un ejercicio más intenso.

5. La constancia es mayor

Aunque la flojera para despertarse temprano sea grande, la verdad es que las personas que se ejercitan en la mañana son más constantes. No hay reuniones que se alargan, citas románticas o salidas con amigos que se interpongan entre tú y el gimnasio.

6. Por la noche botas todo el estrés de la mañana

Los beneficios psicológicos del ejercicio están comprobados y uno de ellos es que te ayuda a sacar toda la mala vibra que acumulaste en el día para llegar a tu casa más contenta y relajada. Deja que el estrés se vaya junto con el sudor de tu vida.

Deja un comentario