Qué ocurre cuando no nos cepillamos los dientes

Qué ocurre cuando no nos cepillamos los dientes

La higiene bucal es indispensable para evitar la propagación de bacterias. Cuando cepillamos los dientes los mantenemos a salvo y prevenimos el desarrollo de enfermedades.

Está bien dejar pasar un día de cepillado, pero cuando esto se convierte en una rutina es probable que notes cambios en tu salud.

Lo que sucede cuando no nos cepillamos los dientes

Enfermedad periodontal y pérdida ósea

La falta de higiene bucal puede favorecer el desarrollo de enfermedades periodontales muy graves. Esto ocurre por las bacterias, ya que llegan a generar enzimas que comienzan a comerse los huesos. Al suceder eso hay más espacio para que los gérmenes crezcan, ocasionando que los daños vayan aumentando con el paso del tiempo.

Diabetes

Esta enfermedad afecta tanto niños como adultos, sin importar la edad. De acuerdo a un estudio publicado en el Journal of the American Dental Association, existe una relación entre la periodontitis y la diabetes. Aquellas personas que sufren de periodontitis corren el riesgo de contraer esta enfermedad.

Problemas del corazón

Puede que no tenga sentido, pero existe una bacteria que vive en la boca cuando no se cepilla. Esta puede llegar a entrar en el torrente sanguíneo afectando así los procesos corporales del cuerpo. Es decir, que puede ocasionar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales o Alzheimer.

Mal aliento

No es nada nuevo. Cuando dejamos de cepillarnos los dientes se crea el ambiente perfecto para que las bacterias vivan tranquilamente. Cuando no se eliminan con regularidad, los restos de alimentos se acumularán ocasionando un mal olor muy fuerte proveniente de la boca.

Desgaste del esmalte

El esmalte dental es muy importante para los dientes, ya que es la capa que los protege de las bacterias. Pero cuando no se cepillan los dientes estas llegan a crear una placa dental, lo que causa inflamación en las encías, sangrado y ruptura del esmalte.

Derrame cerebral

Las bacterias que habitan en la boca pueden llegar a entrar en el torrente sanguíneo, por lo que es muy fácil que viaje al corazón o al cerebro ocasionando una placa arterial. Cuando esta crece puede evitar que la sangre fluya, generando que las células mueran por falta de oxígeno.

EME de Mujer

Deja un comentario