Tips para sentirte “cómoda” en el ginecólogo

Tips para sentirte “cómoda” en el ginecólogo

Ir al ginecólogo no es nada divertido, a ninguna le gusta ir pero es necesario hacerlo con regularidad. Estos chequeos son indispensables para saber si todo está bien allá abajo.

Por más que lo odies, hay razones muy generosas por las cuales deberías considerarlo dos veces. Para empezar, las mujeres entre 21 y 65 tienen que hacerse el papanicolaou cada año, y una colcoscopia cada 5 años después de tener 30. Y no sólo tienes que hacerte estos estudios, la mujer necesita un examen pélvico para examinar su cuello uterino, útero y ovarios. Sin mencionar que cada vez que algo ande mal ahí abajo, el ginecólogo es el único especialista que puede ayudarte.

¿Convencida? ¿No? Bueno, te traigo un par de tips para hacer que tus visitas con este experto sean lo menos incómodas posibles.

Encuentra un doctor que te haga sentir segura: Es obvio que el doctor importa; si no te da confianza o no lo sientes amigable, puedes dejar de ir con él. Aunque no parezca importante, es tu obligación buscar y buscar hasta que te encuentres contenta con el experto elegido. Ahora en día cada amiga o familiar tuyo tendrá una recomendación, ¿por qué no intentarlo con todos?

Prepárate para la incomodidad: Si sabes que sientes un poco de dolor durante el estudio o después, está bien anticipar el momento. Puedes tomarte un ibuprofeno antes de que vayas para aliviar el dolor.

Cuéntale a tu doctor lo que sientes: Una vez que hayas encontrado al especialista ideal, cuéntale tus preocupaciones y tus miedos. De esta forma dejas la puerta abierta para resolver tus dudas y que te explique lo que te trae tan preocupada.

Planéalo bien: Si estás familiarizada con dolor o sensibilidad después de tu cita, puede que estés planeándolo en el peor día del mes. Aunque no lo creas, la pelvis suele estar más sensible durante la ovulación. Y si estás muy apurada, no podrás relajarte durante el examen.

Considera el lubricante (en serio): La resequedad vaginal ciertamente no mejora las citas con el ginecólogo. Y aunque las terapias hormonales son por elección propia, el estrógeno que se utiliza en la vagina es considerado como muy seguro, incluso para las mujeres con cáncer en su historial. El estrógeno vaginal, e incluso los humectantes vaginales no hormonales pueden aliviar el dolor y la incomodidad de la resequedad en cualquier momento, pero pueden ser particularmente útiles durante tus citas al ginecólogo.

Eme de Mujer

Deja un comentario