Conoce la historia de la madre María de San José

Conoce la historia de la madre María de San José

Laura Evangelista Alvarado Cardozo, la Madre María de San José. Hija de Clemente Alvarado y Margarita Cardozo, nació en Choroní, Estado Aragua, Venezuela, el 25 de Abril de 1875.

Desde su infancia llevó una vida cristiana ejemplar dedicada a Dios y al servicio de los más necesitados. Los estudios primarios los inició en su pueblo natal y los culminó en Maracay. Desde muy temprana edad se dedicó a la enseñanza y la preparación de los niños que recibían la primera comunión. En noviembre de 1893, al ser fundado el hospital San José por el presbítero Vicente López Aveledo, párroco de Maracay, se dedicó al cuidado de los enfermos como hermana hospitalaria y junto con otras jóvenes de igual vocación, el 22 de enero de 1901 fue consagrada como hermana hospitalaria agustina, adoptando el nombre de Sor María de San José.

A pocos días de cumplir 92 años de vida, falleció en la Casa Hogar Agustinas Recoletas de Maracay la Madre María de San José, un ejemplo férreo e incansable de lucha por las causas justas y promotora invaluable del amor a Dios y la verdadera fe cristiana.

El 2 de abril de 1967, hace 46 años, el corazón de la Madre María dejó de latir dentro de su santo cuerpo, tras padecer una trombosis, diagnóstico médico de su fallecimiento que reflejan las distintas biografías en su nombre. Por petición previa, fue sepultada en la capilla de la Casa Hogar Agustinas Recoletas, ubicada en la calle López Aveledo con Santos Michelena, en Maracay.

El milagro que le valió la beatificación se dio quince años después de su sepelio, revive una promesa. La hermana Teresa Silva ha sanado de la osteoartrosis que padeció durante 26 largos años, la mañana del 17 de septiembre de 1982 pudo caminar, después de estar cuatro años confinada a una silla de ruedas.

Ella llegó a la Congregación de las Hermanas Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús, de la que María de San José era reverenda, en 1952. Dos años después, su salud vino en detrimento. La reverenda le dijo que al cumplir 50 años su salud mejoraría. Ella recordó la promesa, en tono de reclamo, hasta que llegó el citado día. Es este el milagro que, por decreto papal, fue admitido en 1993, dando luz verde a su beatificación.

El 19 de enero de 1994 sucedió la exhumación de los restos mortales de la Madre María de San José. Casi 27 años después, su cuerpo es hallado casi intacto, incorrupto.

Actualmente la Madre María de San José, se encuentra a un milagro de su canonización.

 

Deja un comentario