La nueva Banca

La nueva Banca

Cambios positivos en materia de productos y servicios financieros ocurren a diario, nos referimos a una clientela más exigente y a los avances de la tecnología en materia de servicios financieros.

Las microfinanzas, la banca especializada en atender a los estratos menos favorecidos de la población y la creciente tendencia hacia las operaciones por teléfono celular, se han convertido en herramientas de bancarización y de inclusión que abren el camino hacia una sociedad con iguales oportunidades.

La bancarización entendida como más acceso de la población a productos y servicios bancarios, es una vía importante, para combatir la pobreza.

Para ello, es importante la educación financiera, familiarizarnos con lo que ofrece cada entidad, estudiar, ver y comparar para tomar buenas decisiones en el manejo de las finanzas personales, familiares y para su empresa por grande o muy pequeña que sea.

Lo cierto es que es importante avanzar en temas como la domiciliación de pagos, un mayor uso de labanca electrónica, de los cajeros automáticos y un menor uso del cheque y de la agencia bancaria.

Pienso que el reto de la banca del futuro en Venezuela es darle ese mayor impulso a la banca a distancia, servicios que atendiendo a las medidas de seguridad y al sentido común son muy seguros.

Tarjetas de Crédito

Sudeban recientemente aumentó los límites máximos para financiamientos con tarjetas de crédito a 120.000 Unidades Tributarias UT lo que equivale a un monto máximo de Bs 36.000.000, antes el máximo era de Bs 9.000.000. Es bueno recordar que el límite es por tarjeta no por persona y aclarar que el incremento del máximo de financiamiento de las tarjetas de crédito no es automático para todos los tarjetahabientes ya que cada banco hace los análisis de riesgo y ajusta de ser el caso. El incremento, es una buena medida y necesaria, ya que debe irse ajustando y adecuando a las necesidades los límites de las tarjetas de crédito y luego las instituciones deben hacer su trabajo de análisis y los usuarios hacer un uso responsable del crédito.

Importancia de las tarjetas

De todos los instrumentos financieros modernos, las tarjetas de crédito son sin duda una de las modalidades de pago, sin uso de efectivo, más extendidas y preferidas por el consumidor.

El hecho de que sean casi universalmente aceptadas en comercios y que le permitan a los usuarios adquirir bienes y servicios incluso antes de tener la totalidad de los fondos disponibles, han convertido al llamado "dinero plástico" en un instrumento indispensable en la economía personal y familiar.

 Las tarjetas de crédito, que están a punto de cumplir 100 años, aparecieron como un servicio para facilitar las transacciones de clientes especiales de la banca y de los grandes comercios.

Existen estudios que confirman cómo esos plásticos contribuyen a potenciar el comercio y, exponencialmente, las actividades de intercambio y el crecimiento de las economías.

 Por la vía del financiamiento al consumo, también se generan mayores niveles de actividad económica. La difusión del dinero plástico y la mayor inclusión de sectores de la sociedad como clientes y usuarios, han traído como consecuencia que los hábitos de consumo de la población hayan cambiado.

Todos los consumos que realice con su tarjeta de crédito (a diferencia de las de débito) constituyen un préstamo del banco emisor. Cuando venza el plazo, deberá cancelar la totalidad de lo consumido y, si divide el pago en varias cuotas, pagará también intereses.

Si usted es un buen cliente bancario, es posible que disponga de una amplia línea de crédito en su tarjeta, lo cual constituye una gran ventaja. Evite, sin embargo, dejarse llevar por la tentación de utilizar ese crédito para contraer obligaciones que luego le serán difíciles de cancelar. El sentido común es la regla de oro.

Mantenga presente cuáles son las fechas de corte y de vencimiento mensual de cada una de sus tarjetas y realice los pagos puntualmente antes del vencimiento, para evitar intereses adicionales. Siempre que pueda, evite realizar el "pago mínimo", y cancele la mayor parte de la deuda o su totalidad, para abaratar el financiamiento.

Controla tus tarjetas

Una recomendación importante es pagar, siempre que pueda, más del mínimo. Si no puede pagar el saldo completo, intente pagar todo lo posible. Siempre más que el mínimo. Pagando el mínimo, nunca conseguirá disminuir la deuda e incurrirá en unos intereses importantes.

Pagar puntualmente siempre beneficia. Se ahorran importantes gastos en comisiones y ayuda a tener un buen historial crediticio y buena reputación con el banco. Asegúrese de revisar su estado de cuenta y de que refleje lo que usted compró. Si aparece algo que no le suena familiar, llame a su banco de inmediato.

Lo que tal vez sea lo más importante es no perder el control. Las tarjetas le confieren un poder de compra muy fuerte y sin prudencia el dinero dispuesto se convierte inmediatamente en una deuda pendiente. Técnicamente una persona, o familia, está sobre endeudada cuando paga en capital e intereses más de 30% del ingreso.

El estado crítico de la enfermedad ocurre cuando se olvida el riesgo de manejar varios créditos a la vez, se agotan los cupos de las tarjetas y llega el momento de pedir avances de una tarjeta para cubrir la otra y utilizar el sobregiro para cumplir con las obligaciones, porque el salario no alcanza.

Para una exitosa gerencia

Los clientes son más exigentes y conocen más de finanzas que en el pasado.Los clientes pueden cambiar de banco más rápidamente, de allí la importancia de darles el mejor servicio. Un cliente más exigente no tiene lealtad de la marca y es más exigente en materia de facilidades transaccionales y de inversión.

Tendencias del mercado: la saturación del mercado, aumento de la competencia, dificultad creciente para mantener las cuotas de mercado obligan a que la gerencia bancaria deba ser más profesional y técnica.

El banco debe diferenciar sus productos de manera efectiva para mantener su cuota de mercado. La gerencia bancaria debe concentrarse en el servicio al cliente como factor diferenciador y contar con una organización flexible, consistente y formada para dar la respuesta apropiada con el mínimo costo y la máxima efectividad.

Mucho se ha dicho acerca de que es más fácil venderle un nuevo producto a un cliente existente que captar uno nuevo. También es cierto que el grado de fidelidad de un cliente bancario con su institución se incrementa en la medida en que tenga más productos, cuando, por ejemplo, utiliza más de dos o tres productos o servicios de un banco es muy difícil que cambie de institución.

 

Estas reflexiones nos llevan a resaltar la importancia de la calidad del servicio y de venderles más productos a clientes existentes, lo que se conoce como la venta cruzada de productos.

Cambios en el entorno: las exigencias del cliente se transforman con rapidez y requiere productos y servicios más ajustados a sus necesidades. De allí la importancia de una adecuada segmentación para dar el servicio apropiado. Esos clientes más extendidos, exigentes y críticos hacen importante una mayor y mejor comunicación con ellos, sacando más provecho a las comunicaciones directas, visitas, web y redes sociales. La gerencia bancaria debe enfocarse en mejorar la productividad y la rentabilidad. Todo ello es posible si se cuenta con la mejor tecnología y el mejor recurso humano.

Finalmente es necesario, reorientar la cultura corporativa hacia el cliente, la calidad, la creación del valor y la capacitación constante, con innovación tecnológica.

Medios de pago

Es de notar el cambio de los usuarios frente a las alternativas de medios de pago. Un grueso importante ha marcado su preferencia hacia la banca electrónica, realizando transferencias en línea, domiciliando pagos, incluso superando la tradicional cultura del cheque frente a un mayor uso del “dinero plástico” (tarjetas de débito y crédito). Esto supone un menor uso físico de la agencia bancaria y en una reducción significativa de costos para las entidades, las cuales no obstante, deben invertir mucho más en seguridad. Asimismo destaca un cambio de actitud hacia el crédito, especialmente el crédito al consumo, dejando atrás el viejo temor de endeudarse. Aunque para muchas culturas sigue funcionando aquello que “endeudarse es peligroso”, el joven lo mira como una oportunidad de crecimiento, sobre todo para aquellos emprendedores montados en la nueva ola de innovación (negocios en línea o e-commerce).

Las entidades bancarias saben que mantener a los usuarios satisfechos es la mejor defensa contra la competencia. Un usuario satisfecho es un consumidor ideal; alguien que está predispuesto favorablemente a concederle tiempo a la entidad para adaptarse a los cambios que se produzcan en las tecnologías y en las necesidades del mercado. En un entorno como el actual, el cliente es una dimensión básica del esfuerzo comercial de los bancos, y constituye el centro de toda organización financiera que busca posicionarse y crecer. El cambio del enfoque producto – cliente, al principio cliente – producto, es el eje alrededor del cual se desarrolla la estrategia de toda entidad bancaria en la actualidad.

twitter: @josegrasso

[email protected]

www.consultoresicg.com

Deja un comentario