El cigarro electrónico es peligroso para la salud

El cigarro electrónico es peligroso para la salud

El cigarrillo electrónico, también llamado e-cigarrillo, es un dispositivo impulsado por una  batería que simula la experiencia de un cigarrillo común, probablemente con menos riesgo para la salud porque contiene solamente vapor de nicotina sin alquitrán y cientos de otras sustancias nocivas.

Según Ministerio de Sanidad de España, durante la combustión de los componentes de este tipo de cigarrillos electrónicos se generan elementos potencialmente cancerígenos.

Además, según la comisión creada para estudiar el caso, la misma combustión genera una cantidad de nicotina igual o superior a la del tabaco convencional, con el derivado efecto adictivo.

La percepción del cigarrillo electrónico como alternativa menos peligrosa puede impulsar su popularización entre sectores que no comenzarían a fumar por miedo a los efectos perjudiciales para la salud. Es el motivo por el que importantes empresas tabacaleras ya mueven ficha para hacerse con este mercado emergente.

Si por un lado parece ser cierto que el cigarrillo electrónico es un poco menos dañino que los cigarrillos convencionales, también es cierto que no son, de ninguna forma,  productos exentos de riesgos para la salud.

Por ser un producto relativamente nuevo y que solamente recientemente pasó a recibir atención de agencias gubernamentales, todavía no hay grandes estudios científicos sobre los efectos del uso prolongado de la e-cigarrillo. Aunque teóricamente sean más seguros que los cigarrillos normales, no hay ninguna evidencia científica que apoye esta supuesta seguridad. Esta es la razón por la cual países como Brasil, Argentina, Austria, Canadá y Colombia no permiten su comercialización. Otros, como Australia, Dinamarca, Bélgica solamente permiten la venta de cigarrillos electrónicos sin nicotina.

Independientemente de la controversia que pueda generar la conclusión de los estudios científicos que prueban que el cigarrillo electrónico es cancerígeno, quedo más que claro que la mejor alternativa al tabaco es no fumar en absoluto.

Deja un comentario