Reeducación financiera

Reeducación financiera

¿Cómo mejoro mis finanzas?

Las personas están mal acostumbradas a administrar su dinero y la pregunta clave es ¿Qué factor contribuye a nuestro desconocimiento financiero?

La respuesta es simple: La educación financiera que nos dieron.

Hasta el día de hoy son pocos los temas en los colegios y en las universidades sobre administración del dinero y finanzas personales. No se tocan temas como impuestos, bancos, etc. Temas con los que debemos lidiar prácticamente el 80% de nuestra vida. O sea que se están olvidando de un 80% de educación importante.

Si tomamos como estudio solamente el colegio, terminaremos siendo totalmente ignorantes en temas financieros. Por eso es que muchas personas tienen problemas en sus finanzas personales, recibieron 0% de educación en este punto. Nunca le hablaron de invertir, de controlar el dinero, de hacer un presupuesto personal, un plan financiero, etc. Parecería ser que estos temas no importan, pero al estar viviendo en sociedades altamente manejadas por dinero, donde el dinero se toma como sinónimo de supervivencia, el aprender a manejar estos temas resulta muy importante. Incluso muchas personas reaccionan mal cuando uno quiere darle un consejo sobre este punto o ayudarlos.

Cuando se habla de invertir o generar nuevos ingresos en el seno de algunas familias, algunos miembros podrían oponerse. Esa enseñanza y consejos financieros han pasado de generación en generación creando así la ilusión de que es parte de nuestra tradición. La inversión para ellos es algo imposible, de hecho la palabra "inversión" en sus cabezas no tiene un significado concreto, debido a que es un tema del cual mucho no se habla. Entonces el factor clave de nuestros problemas financieros, es la educación financiera que nos dieron. Y el único remedio es una reeducación financiera.

Es erróneo pensar que los que tienen que estar preocupados por los gastos del hogar son las personas que pagan las facturas. Toda la familia debe estar comprometida a la hora de generar un ingreso extra y eso es lo que debemos inculcar a ellos.

Un incentivo es muy importante cuando los menores de la casa hagan algo por ahorrarnos un bolívar, cuando apaguen un bombillo encendido innecesariamente, cierren bien los grifos, apaguen el reproductor que nadie está escuchando y etc. Un dulce, un pequeño paseo o premio en metálico, servirá para que los “pequeños” de nuestro hogar colaboren con reducir los gastos cotidianos. Lo anterior creará una conciencia de ahorro que seguramente practicarán cuando estén en su edad adulta y con su familia propia en un futuro.

Por qué es importante una facilidad crediticia?

Tener acceso y saber utilizar un crédito es fundamental para la vida diaria. Es probable que usted ya utilice un crédito, ya sea a través de una tarjeta o un préstamo.

Aprender sobre esta poderosa herramienta, permite utilizarla mejor y ganar en calidad de vida. El crédito, en las mejores condiciones posibles, puede ser el camino para alcanzar sus metas o puede darle ayuda en un momento difícil o ante un imprevisto. El crédito bien utilizado puede llegar a hacer realidad un sueño que parecía inalcanzable.

Un crédito también puede convertirse en un poderoso dolor de cabeza para quienes no sepan utilizarlo responsablemente, quienes no posean un plan de gastos de acuerdo a su realidad, o quienes no desarrollan y mantengan un comportamiento adecuado para preservar su salud financiera.

No te endeudes:

 

1.- Cuando el crédito provoca que, debido a la facilidad y comodidad de uso, se gaste más de lo que le permite tu capacidad de endeudamiento.

2.- Cuando el pago del crédito absorba los ingresos necesarios para el pago de otros gastos más esenciales.

3.- Cuando se cae en la tentación o en la necesidad de vivir del crédito, solicitando uno para pagar otro, de forma recurrente. En esos casos, se puede estar al borde de un problema financiero.

Un  crédito puede ser tomado para la cancelación de deudas, en cuyo caso, la estructura del pasivo no sufre ninguna modificación ni alteración ya que el dinero recibido será aplicado en la disminución de otro pasivo, es decir, existe un intercambio de valores entre partidas de la misma naturaleza. Esta opción es ventajosa,  únicamente  si se logra negociar con la entidad financiera mejores condiciones que el préstamo anterior que buscamos cancelar.

En definitiva, los préstamos son útiles en multitud de ocasiones. Lo único que hay que tener en cuenta es que estás comprando dinero, y, por lo tanto, debes sacar bien tus cuentas y estar seguro que puedes cubrir cuando  corresponda el pago de capital e intereses. Como norma, no te endeudes demás y preferiblemente endéudate para la compra de algún bien o reparar un activo o para mejorar tu educación. En otras palabras endeudarte para cosas útiles. Un préstamo puede ser una oportunidad para un emprendimiento.

Como puedes ver, los préstamos y los créditos, aunque pueden llegar a ser peligrosos si no se saben gestionar bien, también pueden ser muy útiles. Por ello, no hay que tenerles miedo, sino, simplemente, ser capaz de comprender qué es lo que se necesita y contratarlos con cabeza.

El crédito se ha convertido, en los días que corren, en un instrumento financiero ampliamente disponible. Muchos recurrimos a esta modalidad de pago diariamente, a veces sin siquiera darnos cuenta. Por eso, utilizar el crédito de la manera más inteligente posible es un factor clave para optimizar nuestras finanzas personales y familiares.

Nunca recurra a prestamistas informales o no institucionales. Estos agentes probablemente le ofrecerán acceso al dinero de manera rápida y sin demasiadas complicaciones, pero le cobrarán tasas de interés tan elevadas, y mediante cláusulas tan desfavorables, que usted terminará perdiendo dinero.

Una banca socialmente útil

Las nuevas tendencias de la banca a nivel internacional apuntan a una orientación socialmente responsable del negocio bancario. Es lo que algunos llaman banca ética, social, solidaria o alternativa. En el fondo, de lo que se  trata es de que al lado de los parámetros tradicionales de rentabilidad y riesgo, se  debe buscar la utilidad social en la intermediación crediticia, sin olvidar las líneas tradicionales que deben guiar a todo negocio financiero, lo que implica que deben estar enfocados al logro de fortaleza patrimonial, eficiencia, calidad de los activos y rentabilidad. Yo diría que éstos últimos cuatros aspectos son fundamentales a la hora de evaluar un negocio bancario.

Por medio de la intermediación crediticia se puede y debe buscar la utilidad social. En materias tales como bancarización, microcréditos o  préstamos dirigidos La Bancarización es un factor clave para combatir la usura y la pobreza e impulsar el desarrollo económico .Bancarización se define como acceso a los servicios financieros. Es el grado de presencia de la banca en productos de  ahorro, créditos y transacciones con distintos medios de pago,  la bancarización es la proporción de familias, pequeñas y medianas empresas que tienen acceso a los diversos productos financieros y cuanto los utilizan. El reto es incorporar a la mayoría de la población   y los sectores productivos  "informales" al sistema financiero.

 

Sin embargo, debe privar un criterio importante para las autoridades, me refiero a la necesidad de que cualquier proyecto, sea rentable y, por ende, es la garantía de que sea sostenible, se deben gestionar efectivamente préstamos, con intereses que deben ser pagados, ya que de no ser así, perderían su razón de ser, puesto que las posibilidades de crecimiento y de otorgar nuevos créditos a otras personas depende del repago de los anteriores y así sucesivamente.

Una orientación socialmente responsable del negocio bancario es el compromiso de canalizar recursos  hacia destinos que reporten un valor social positivo pero -esto es muy importante subrayarlo- que se trate siempre de proyectos económicamente viables. Si no fuera así, el sistema sería inviable.

Ejemplos de actividades con valor social podríamos dar muchas, por ejemplo, créditos dirigidos a personas tradicionalmente excluidas de la actividad bancaria, préstamos al ahorro de energía, ayuda al desarrollo comunitario, inclusión social, inserción laboral de personas discapacitadas o con necesidades especiales. Ejemplos de impacto social negativo serían créditos dirigidos a la especulación financiera para tan solo dar un ejemplo.

La mayoría de los bancos venezolanos, además de las actividades de responsabilidad social corporativa que llevan adelante, realizan  serios esfuerzos  para llevar servicios financieros de ahorro y préstamo a personas que han estado tradicionalmente excluidas de los servicios de banca tradicional. La Banca venezolana ha venido desarrollando productos y servicios a la medida de éstos sectores con el lema de la inclusión de todos los venezolanos.

Definitivamente existe la creciente tendencia de la banca internacional y Venezuela no escapa de esa tendencia  a orientarse, no sólo hacia actividades de responsabilidad social, sino hacia la consolidación de un negocio socialmente útil.

 

 

 

José Grasso Vecchio

twitter: @josegrasso

[email protected]

www.consultoresicg.com

 

 

Deja un comentario