El nuevo cartel de la Feria del Libro de Madrid combate la invisibilización de la mujer

El nuevo cartel de la Feria del Libro de Madrid combate la invisibilización de la mujer

La imagen de la 77ª edición de la Feria del Libro de Madrid ha sido desvelada esta mañana en la Casa de la Panadería de Madrid con la presencia de Paula Bonet, autora del cartel de 2018, y Manuel Gil, director de la Feria del Libro de Madrid. La responsable de ilustrar la nueva edición ha expresado su agradecimiento por haber recibido el encargo por parte de la Feria que «es un regalo que a la vez viene cargado de responsabilidad».

A través de la imagen, la artista ha querido hacer visible la presencia femenina en la literatura. «Cuando empecé a trabajar me di cuenta de que -como es habitual- las figuras masculinas anulaban por completo a las mujeres y decidí cambiar el enfoque: la protagonista tenía que ser una que diera voz a muchas en este contexto en el que las mujeres seguimos estando mudas y somos invisibilizadas». Así, a través de referencias gráficas a poetas como Sara Herrera Peralta, Louise Bourgeois, Elena Medel o Violeta Parra, entre otras muchas, ha tejido una imagen compleja llena de símbolos e interpretaciones.

«El cartel viene a denunciar cómo hemos sido silenciadas. Me da pena que en los libros que metía en la mochila para ir al colegio no había nombres de mujeres y me produce un gran dolor haber llegado a los referentes literarios femeninos pasados los 30 años», ha expresado Bonet, quien también ha añadido que al darse cuenta de que su experiencia emocional e intelectual parte de la experiencia emocional e intelectual masculina ha querido lanzar un mensaje de visibilización a través del cartel de esta edición. «Hay muchas mujeres que en el que momento en el que se imprimen los libros de texto son borradas. Intento con este cartel hablar de cómo la mujer debe dejar de ser objeto, tiene que empezar a narrarse y para ser sujeto. No sólo lo masculino es universal, sino que lo femenino es también universal», ha comentado.

Por esta razón la imagen de la nueva edición es polisémica y en su mensaje incluye alusiones a diferentes autoras de cuyo trabajo poético Bonet saca símbolos que dan voz a las mujeres. La figura principal, la cabeza de la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie, está realizada bajo la técnica del grabado al aguafuerte estampado con monotipia, mientras que el resto de imágenes que reflejan elementos distintivos de la poesía de varias escritoras, son dibujos a línea hechos con tinta china.

La propia autora explica así el cartel: «El primer dibujo es un lirio, homenaje a los Hombres que cantan nanas al amanecer y comen cebolla de Sara Herrera Peralta: la mujer protagonista (que también es escritora, la nigeriana Chimamanda Ngozi) vomita lirios al igual que la andaluza los vomita en uno de sus poemas. Y con los lirios y la tinta china empiezo a tejer, como Louise Bourgeois, en blancos y amarillos, una trama que cubre la cabeza de la nigeriana. Las alusiones a la tierra y a la vida del "Cuaderno de campo" de María Sánchez dibujan esa cabeza de vaca que asoma por la izquierda (pero podrían haber dibujado espigas, placentas de vaca o pájaros). Las manos arrugadas de debajo del animal nos llevan hasta el trabajo de Sofía Castañón son las manos de su abuela. Las manos de bebé las sostienen son las de Luna Miguel, que se han frotado fuerte con agua después de masturbarse. El cuervo sale volando de un poema de Elena Medel. Un gorrión lo hace de uno de Emily Dickinson. Leemos a mujeres y nos encontramos con piedras (Luci Romero), almejas (Anne Sexton) gárgolas (Míriam Cano), orquídeas (Rossetti) o casas vacías y silenciosas (Anna Ajmatova). Hay mujeres que mientras escriben sienten que son un volcán (Estel Solé), y otras que, como los tulipanes, se adaptan como mejor pueden a los acontecimientos que les depara la vida (María Leach). Gabriela Mistral canta a los montes y los ríos de Chile, y Violeta Parra lo hace a la vida y a todo lo que esta le ha dado. Faltan muchas. Pero con su trabajo dan voz a todas».

Por su parte Manuel Gil ha recalcado que para la Feria del Libro de Madrid es un privilegio haber podido contar con Bonet para la realización del cartel. «Es un homenaje a las mujeres escritoras, y por añadidura lectoras, que sintoniza perfectamente con la propia identidad de la Feria y que constituye un objeto artístico de extraordinario valor», ha comentado. La elección de la autora entronca con la decisión tomada el año pasado por la dirección de que los carteles los crearán artistas femeninas, ya que, como ha explicado Gil, «queremos poner en valor la labor extraordinariamente creativa desde el punto de vista gráfico de una generación de mujeres que llevaba tiempo realizando en torno al diseño gráfico, y en especial en relación al mundo del libro».

Paula Bonet (Vila-real, 1980), es una de artistas gráficas con más proyección en los últimos años en España. Es licenciada en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia y ha completado su formación en Santiago de Chile, Nueva York y Urbino. Desde el punto de vista técnico, su trabajo se centra en la pintura al óleo, el grabado y la ilustración.

Su obra, cargada de poesía y volcada en las artes escénicas, la música y la literatura, culmina en la publicación de varios libros de los que es autora tanto del texto como de la imagen. «Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End» (Lunwerg, 2014), «813. Truffaut» (La Galera, 2015) –homenaje a la obra y a la figura del director francés François Truffaut–, y «La Sed» (Lunwerg, 2017) –un largo poema en clave feminista–, son sus trabajos más conocidos.

En abril de 2017 publica «Quema la memoria» (Lunwerg), un cancionero ilustrado donde su universo se funde con el del cantautor The New Raemon en el aniversario de sus 10 años de carrera. En junio del mismo año aparece «Escribe con Rosa Montero», un cuaderno publicado por Alfaguara donde la escritora da las claves para aprender a escribir ficción. En marzo de 2018 ve la luz «Por el olvido» (Lunwerg), un canto de amor a la literatura y a la amistad, a Roberto Bolaño y su novela Los detectives salvajes, un trabajo a cuatro manos con el artista Aitor Saraiba. Actualmente se encuentra trabajando en Roedores, un proyecto que aborda el tabú de las pérdidas gestacionales y que publicará Literatura Random House el próximo mes de septiembre.

 

Deja un comentario