El alto precio de retirar estatuas de esclavistas en Estados Unidos

El alto precio de retirar estatuas de esclavistas en Estados Unidos

A pesar de que la Guerra de Secesión terminó hace más de un siglo y medio, aún es causa de disputa en el sur de los Estados Unidos. Ahora, los legisladores del estado de Tennessee han aprobado la cancelación de fondos a Memphis como castigo por haber retirado dos estatuas de líderes confederados. La cuantía que la localidad dejará de recibir es de 250.000 euros, un dinero que iba a estar destinado a conmemorar el año que viene el segundo centenario de la fundación de la ciudad.
«Memphis hizo algo que eliminó referentes históricos de la ciudad», ha afirmado el republicano Steve McDaniel, quien ha sido uno de los grandes impulsores de esta medida. El político reconoció a su vez que la retirada de fondos tiene como objetivo castigar a la localidad por retirar las estatuas: «fue la ciudad de Memphis quien lo hizo a sabiendas de que ese no era nuestro objetivo durante la presente legislatura».
Las palabras del republicano McDaniel han encontrado réplica en la legisladora demócrata de Tenessee Raumesh Akbari, quien ha calificado esta medida como «llena de odio, cruel, poco cristiana e injusta». «Memphis es una ciudad de estado y estoy harta de que la gente actúe en esta cámara como si no», lamentó la política.
Las dos estatuas que fueron retiradas de la localidad representaban al general confederado y líder del Ku Klux Klan, Nathan Bedford, y al que fuera presidente de la Confederación durante la Guerra de Secesión estadounidense, Jefferson Davis.
La crispación a causa de la retirada de estatuas de confederados en el sur de Estados Unidos llegó a su clímax el pasado mes de agosto; cuando varios neonazis se congregaron en Charlottesville (Virginia) para protestar por el desmantelamiento de esculturas. Uno de los manifestantes atropelló a varias personas que se habían concentrado en la misma ciudad para defender la retirada. El resultado fue la muerte de una mujer y una veintena de heridos.

Alberto Hernandez

Deja un comentario