El Museo Arqueológico de Granada reabre después de ocho años

El Museo Arqueológico de Granada reabre después de ocho años

El Museo Arqueológico de Granada, que ha permanecido cerrado desde 2010, reabrió ayer sus puertas tras las obras de una acción conjunta entre el Gobierno central y la Junta, una inversión de más de 630.000 euros para remozar un edificio del siglo XVI que ofrece una muestra con casi 150 piezas. La reapertura de este centro museístico coincidió con la celebración del Día Internacional de los Museos y permite recuperar una infraestructura que ha permanecido cerrada desde hace ocho años.

El Museo Arqueológico, que se halla en la casa renacentista de Castril, un edificio del siglo XVI ubicado en el entorno del conocido Paseo de los Tristes y a las faldas de la Alhambra, ha permanecido cerrado para adecuar sus instalaciones a las necesidades actuales. Durante este tiempo, el proyecto conjunto del Ministerio de Cultura y la Junta ha permitido materializar diversos trabajos de reforma y renovación de sus instalaciones. Las actuaciones han contado con un presupuesto de 327.000 euros del Gobierno central, que se ha sumado a otros 310.000 de la Junta, para acondicionar la Casa de Castril y adecentar más de 514 metros cuadrados de superficie, 264 metros útiles que se han distribuido entre las tres salas de la planta baja y las galerías del patio.

Los trabajos han reformado el vestíbulo y la planta baja, la galería de patio y las tres salas dedicadas a exposición permanente, han creado un discurso expositivo para las piezas más relevantes y han permitido restaurar dos fuentes ornamentales del museo. El remozado Museo Arqueológico de Granada ha renovado también una exposición permanente con un recorrido cronológico para exponer sus obras más singulares, 146 piezas procedentes de diversos yacimientos como la cueva de los Murciélagos, la necrópolis Laurita o las villas romanas de Paulenca y los Mondragones.

El nuevo discurso expositivo se estructura en grandes periodos cronológicos y se articula en tres salas alrededor del patio central para ofrecer piezas del Paleolítico, como el molar de Orce, el Neolítico o la Edad de Bronce hasta llegar a la Cultura del Argar de la primera sala. La segunda exhibe vestigios de las diversas culturas colonizadoras como el huevo de avestruz pintado, símbolo del renacer, piezas funerarias íberas o los relieves de los caballos procedentes de Trasmulas, y una tercera expone el mundo romano, con ejemplos como la «Venus de Paulenca». El patio del renovado museo alberga desde hoy piezas de gran formato que se corresponden con las épocas romana, antigüedad tardía y andalusí, como el Mosaico de la villa de Mondragones.

Esta infraestructura cultural se fundó en 1842 aunque hasta 1879, cuando se registró como museo, se articulaba como un Gabinete de Antigüedades dependiente de la Comisión de Monumentos de Granada. La Junta finalizó en 2015 las obras del vestíbulo y la planta baja para mejorar la accesibilidad del museo a las que se han sumado las del Ministerio, que han permitido la reapertura.

Alberto Hernández

Deja un comentario