Descubren un extraño alfiler vikingo con cabeza de dragón

Descubren un extraño alfiler vikingo con cabeza de dragón

Un agricultor sueco descubrió hace 130 años una talla dragón vikingo. En un primer momento, se llegó a la conclusión de que esta pieza, facturada con esteatita blanda, era empleada por los escandinavos como molde para fundir metales. Sin embargo, ahora un equipo de científicos ha conseguido descrubir cuál fue el auténtico uso que se le dio a esta pieza.

En 2015, un equipo de arqueólogos del centro arquológico de Birka, en Suecia, descubrió un dragón vikingo de metal muy parecido al que halló el granjero en el siglo XIX, según un nuevo estudio publicado en la revista especializada Antiquity.

«Trabajando como arqueólogo en un lugar como Birka, uno es consciente de que realizará grandes hallazgos. Este descubrimiento, sin embargo, ha resultado ser algo especial», dijo el investigador principal del estudio Sven Kalmring, arqueólogo del Centro de Arqueología Báltica y Escandinava en Schleswig, Alemania. La cabeza de dragón encontrada en Birka tiene unas medidas de 4,5 por 4,2 centímetros y se cree que fue un alfiler de hierro, por lo que tuvo una función ornamental.

Este tipo de cabezas son también conocidas por aparecer en no pocas ocasiones en la proa de los «drakkar»: barcos de poco calado con los que los vikingos surcaban los mares. Los escandinavos los ponían en sus naves justo antes de comenzar un ataque contra una población. «Se han encontrado alfileres de cabeza de dragón en otros yacimientos vikingos, como en la ciudad alemana de Hedeby», explicó Kalmring al portal Live Science.

Diferencias sutiles entre el alfiler de Birka y la cabeza de dragón hallada por el agricultor demuestran que la segunda no fue realizada a partir de la primera. Por otra parte,se cree que su uso como alfileres podría estar reservado a personas de alto estatus.

Deja un comentario