Así era el verdadero rostro de Julio César, según un investigador holandés

Así era el verdadero rostro de Julio César, según un investigador holandés

Una recreación y reconstrucción tridimensional de la cabeza de Julio César, que murió en el año 44 A.C., revela cómo era el rostro y la forma de su cabeza, según informa «Le Figaro». La representación en 3D del líder militar y político romano se dio a conocer durante un evento en el Museo Nacional de Antigüedades de Leiden (Países Bajos).

La imagen altera las diferentes representaciones del general y se distingue por un cráneo prominente, una posible consecuencia de un nacimiento difícil. Los científicos holandeses han intentado encontrar la imagen más fiel, restaurando su busto y su rostro en 3D y el resultado es sorprendente, sobre todo, por esta protuberancia craneal.

El arqueólogo Tom Buijtendorp presentó este trabajo el 22 de junio con motivo del lanzamiento de su nuevo libro «César en los Países Bajos». La reconstrucción fue hecha de arcilla y silicona, para mayor autenticidad. El resultado, de ser riguroso, invalida algunos mitos sobre Julio César: es el caso de su cabello, con menos pelo del que que le han atribuido algunos historiadores, o sus pequeños ojos agudos, menos impresionantes que los descritos por los libros que cuentan la historia de su aventuras, según «Le Figaro».

Buijtendorp explicó que la desproporción del craneo se debe sin duda es una consecuencia de su difícil parto. Esta característica podría explicarse por el hecho de que la madre de Julio César fue capaz de someterse a una cesárea. La operación ya existía en su época pero se practicaba principalmente en mujeres ya fallecidas para salvar al bebé.

Aunque hay que decir que etimológicamente la palabra cesárea venga de Julio César, Plinio el Viejo específico: «Era muy poco probable que Julio César hubiera nacido de acuerdo con este proceso porque su madre, Aurelia Cotta, vivía muchos años después del nacimiento de su glorioso hijo. El busto estará en exhibición en el Museo Nacional de Antigüedades hasta el mes de agosto.

 

Deja un comentario