Asociación criminal

Asociación criminal

Los tres hombres se sentaron alrededor de una mesa sobre la que uno de ellos había colocado una pistola. A su lado, un pastor alemán con un collar eléctrico con control remoto. “No siempre logro controlarlo”, comentó. Esta escena no pertenece a ninguna película sobre mafiosos…pero podría. Se trata de una de las tantas reuniones efectuadas entre un grupo de seudo empresarios venezolanos, altos funcionarios de PDVSA y sus operadores financieros, todos involucrados en la trama de corrupción y legitimación de capitales destapada en un tribunal de Miami esta semana.

La persona que amenaza es el “bolichico” Francisco Convit Guruceaga, uno de los 8 acusados por la Fiscalía de EEUU mencionados en la investigación de corrupción, sobornos y lavado de dinero de Pdvsa donde también figuran el dueño de Globovisión, Raúl Gorrín y los hijastros de Maduro.

El amenazado es el operador financiero encargado de lavar 600 millones de dólares provenientes de una especie de Cadivi paralelo, que violando varias leyes y reglamentos, funcionó en Pdvsa durante la administración de Eric Malpica Flores, vicepresidente de Finanzas. El esquema fraudulento venía de los tiempos de Rafael Ramírez y continuó con el sobrino de Cilia Flores.

Ejecutando oscuros contratos confidenciales con compañías nacionales escogidas a dedo, sin pasar por subastas públicas, este grupo de delincuencia organizada se apropió de grotescas fortunas en base al diferencial cambiario existente entre la tasa oficial del momento y la del mercado negro.El aparente objetivo era convertir directamente los dólares de la venta de petróleo en bolívares con la excusa de cubrir los gastos de la petrolera en el territorio nacional.

La operación develada en Miami, que al final terminó en una pérdida para Pdvsa de mas de mil millones de dólares, es una de las muchas que saqueó a Venezuela. Como relatamos en los libros Estado Delincuente, El Gran Saqueo y en la web CuentasClarasDigital.org, una casta cívico-militar disfrazada de revolución le robó a los venezolanos más de 300 mil millones de dólares, sólo entre 2003 y 2015.

La Asamblea Nacional aprobó en primera discusión la Ley de Recuperación de Activos Producto de la Corrupción. Es un primer paso. Sin embargo, lo esencial es seguir luchando por el cambio político urgente que clama Venezuela para que se haga justicia y poder así recuperar el dinero robado que tanta falta hace para enfrentar la crisis humanitaria que está matando a los venezolanos.

 

|| Carlos Tablante

Deja un comentario