La carne y el pollo continúan ausentes en el mercado

La carne y el pollo continúan ausentes en el mercado

Vendedores de los rubros reiteran su intención de trabajar sin acciones politizadas

La escasez de pollo y carne regulada en Maracay persiste, específicamente en los mercados municipales de la ciudad, pues los vendedores de pollo y carne alegan que, los proveedores no les despachan a precios accesibles para la venta regulada, por lo cual, algunos han optado por vender viseras rojas, e incluso otros rubros como el queso llanero, para mantenerse a flote.

Donald Petriza, encargado de un establecimiento de pollo en un mercado municipal, afirmó que, tienen alrededor de un mes sin recibir el producto, de vez en cuando reciben ofertas más costosas, pero ante la imposibilidad de vender por encima del precio regulado se cohíben de comprar, ante una posible pérdida de ingresos.

“Esta problemática afecta no solo a los vendedores de pollo, también a los vendedores de carne, víveres y granos”, destacó José Ramón Flores, dueño de un puesto de pollo, quien estuvo de acuerdo con Petriza, pues en reiteradas ocasiones le han ofrecido el kilo del rubro hasta en bs. S 200, muy por encima del margen de ganancia y el precio estipulado por el ejecutivo nacional.

Los comerciantes, han tenido que rebuscarse con otros productos, como lácteos y las vísceras del pollo y la vaca, pues en muchas ocasiones, los comerciantes han afirmado su intención de trabajar y poder ofrecer el producto a la comunidad.

Tras un recorrido por el Mercado Libre de Maracay, se pudo constatar que, en efecto la mayoría de las carnicerías se encuentran cerradas, mientras los puestos de cochino y pescado se mantienen abastecidos, aunque en altos precios.

 

Venta de pollo

En algunos locales, se pudo notar la existencia de pollo, pero despresado. Al preguntar, los dueños de uno de los negocios, comentaron que, este rubro se vende de esta manera en unos 300 bolívares soberanos. Esto, tomando el riesgo de ser fiscalizados por el ente correspondiente, aunque cuentan con facturas de la compra.

“Tenemos 10 semanas sin recibir el pollo para la venta regulada, tenemos que hacer lo posible por vender, pues la situación esta difícil y hay familias que alimentar”, comentó la dueña de un puesto de venta de pollo, quien prefirió mantener su nombre en el anonimato.

 

Vendedores han optado por vender otros rubros para rebuscarse

 

|| Saraí Dávila
|| Foto Rodolfo Gamarra

Deja un comentario