La banca electrónica avanza

La banca electrónica avanza

La banca electrónica la conforma una extensa gama de productos y servicios, que crece cada día vía canales electrónicos como serían: la banca por internet, banca móvil, banca telefónica, cajeros automáticos, puntos de venta. Todo ello permite acceso a su banco las 24 horas del día los 365 días del año y sin importar donde se encuentre y podrá realizar pagos, retiros, depósitos, transferencias, consultas y mucho más.

Una de las principales ventajas de la banca electrónica es que le permite hacer sus operaciones comerciales de forma rápida sin tener que acudir a una oficina bancaria y sin el manejo de efectivo.

La banca electrónica es segura por lo tanto confiemos en ella, además siempre vas a recibir notificaciones de las operaciones que realizas y tienes la oportunidad de manera permanente de verificar tus saldos y transacciones. Siempre te recomendamos seguir las normas usuales de seguridad, ser prudente, actuar con sentido común y en caso de un problema dirigirte a tu banco.

Todos los canales electrónicos son importantes, en el caso de la banca móvil y la banca por internet la alta penetración en nuestro país le da un enorme potencial. No dudemos en las ventajas, de hacer un uso intensivo de la banca electrónica.

La banca electrónica supone pues un concepto más amplio, que abarca cualquier medio por el cual los usuarios acceden a los servicios prestados por el banco, tales como cajeros automáticos, terminales de puntos de ventas, líneas telefónicas digitales, hasta los más avanzados canales utilizados, tales como las PC, tabletas y/o teléfonos inteligentes.

Existe una clara relación entre un mayor uso de la banca electrónica y la necesaria disminución del uso de cheques y manejo de efectivo. Agrego a estas reflexiones la importancia de incrementar la domiciliación bancaria, recordemos que se trata de poder pagar servicios públicos, educación, suscripciones, entre otras de manera automática. 

 

POR QUÉ DOMICILIAR PAGOS

La domiciliación de pagos, un concepto que desde hace tiempo está ampliamente extendido y disponible en Venezuela, no es más que la autorización que le concedemos a las compañías, generalmente de servicios, para que cobren directamente de nuestra cuenta en un banco las facturas que se generan periódicamente.

Tanto las empresas de servicios como la banca han resuelto el tema de pagos más que satisfactoriamente. Lo único que necesitan las personas responsables de cancelar mensualmente servicios como la luz, el teléfono, la TV por suscripción o cualquier otro, es ordenar la domiciliación automática de estos pagos y, entonces sí, evitaríamos tener que ir al banco.

La domiciliación implica además que el pago se realiza en forma electrónica, sin que intervenga el dinero en efectivo ni tampoco los cada vez más costosos y poco prácticos cheques. Si a esto agregamos la tendencia a enviar facturas electrónicas, vemos que la domiciliación es una efectiva manera de disminuir el uso de papel, una tendencia muy acorde con nuestros tiempos.

Pensemos en otro ahorro más: el del tiempo y el esfuerzo de acudir personalmente a hacer cola en la taquilla de la empresa de servicios o del banco. Así, no sólo mejora la calidad de vida del usuario, sino que se producen ahorros en consumo de horas hombre y de energía, algo completamente en línea con la aspiración de las sociedades de hoy de perseguir un modo de vida lo más “verde” posible.

¿Entonces por qué ciertos usuarios muestran aún resistencia a incorporarse a este mecanismo? Puede ser por un temor natural a que terceros hagan débitos a nuestras cuentas; por alguna mala experiencia previa relacionada con la facturación que realizan las empresas; o porque guardamos desconfianza frente a la posibilidad de que nos cobren un monto con el que no estamos de acuerdo.

Pues bien, este aspecto también ha sido resuelto en los países en los que se ha impuesto la domiciliación. El modelo español, por ejemplo, establece que los usuarios tengan plazos suficientes para revisar y, si no están de acuerdo con el monto de la factura ya debitada, ordenar la devolución del dinero y pasar a la vía del reclamo con la compañía.

Así que una campaña de educación para inspirar confianza en el sistema puede resultar muy efectiva, especialmente si tomamos en cuenta que ya nos hemos habituado a utilizar mecanismos como la banca electrónica y por Internet.

Así, no sólo dejaremos de enfurecernos cuando regresemos de un viaje y descubramos que nos cortaron servicios que no tuvimos la previsión de cancelar de antemano, sino que además las empresas, la banca y la sociedad ahorrativa y eficiente en la que todos queremos vivir, habrán conseguido beneficios de una forma sencilla, práctica y segura.

En Venezuela se ha venido incrementando el uso de la banca electrónica y la domiciliación de pagos, debemos seguir avanzando en esos aspectos lo que además de todas las ventajas que hemos aquí señalado descongestionará definitivamente las agencias bancarias.

Con la banca electrónica, con la domiciliación de pagos, con el P2P,  ahorra tiempo y dinero. Además, los sistemas electrónicos son muy seguros y confiables, para ello, siempre recomiendo, seguir las normas de seguridad de su banco y controle sus saldos y movimientos periódicamente. Por supuesto, sus claves son secretas y le pertenecen, nunca las comparta con nadie.

 

RESULTADO DE LA BANCA

Al finalizar el mes de octubre de 2018 del informe de ICG Consultores del Sistema Financiero Venezolano, se desprende que los depósitos del sistema bancario se ubicaron en Bs. S 294.383 millones, lo que representa un incremento de Bs. S 86.516 millones (41,62%) si se compara con el cierre de septiembre de 2018 y Bs. S 293.800 millones (50.326%) en comparación a octubre de 2017. Por su parte, la cartera de créditos aumentó en Bs. S 58.809 millones (69,76%) ubicándose para el mes de octubre de 2018 en Bs. S 143.111 millones. Las tasas de interés siguen siendo muy atractivas y es una buena oportunidad, hacer un buen uso del préstamo, esto es, no excederse en el endeudamiento.

 

MOROSIDAD

Para el mes de octubre de 2018, la morosidad (créditos con problema) del sistema se ubicó en apenas el 0,64%, los índices de morosidad reportados por el sistema Bancario siguen siendo muy bajos. Recordemos que la morosidad es el índice que mide la cartera de créditos con problemas y estos resultados indican la calidad de los activos de la banca. El índice de morosidad nuestro es de los más bajos histórico y comparativo con el resto de países.

Esto se debe, a múltiples factores entre los que destacan: las bajas tasas de interés, el incremento de la supervisión y regulaciones bancarias y el alto grado de desempeño de las áreas de crédito de la banca.

 

RECOMENDACIONES A LOS DEUDORES

Pagar siempre a tiempo: No pagar al día es más caro ya que tendrá que pagar intereses adicionales, además corre el riesgo de perder sus bienes, incurrir en gastos adicionales y dañar su historial crediticio. La mora es la tasa de interés adicional que se le cobra a un deudor por el incumplimiento o retraso del pago de un préstamo en la fecha establecida. La mora no es otra cosa que el retardo en el pago de una obligación. En Venezuela los intereses moratorios son un 3% adicional a la tasa de interés vigente en su contrato de préstamo y se aplica desde la fecha del vencimiento del crédito hasta el día del pago.

Es importante que tenga sus préstamos al día para evitar todos esos costos adicionales y no afectar su historial de crédito. MI recomendación para un deudor que tenga problemas es enfrentar su situación y acudir al banco para negociar y buscar una solución, preferiblemente antes del vencimiento del crédito y de estar en mora.

 

 

|| José Grasso Vecchio
Twitter: @josegrasso
[email protected]
www.consultororesicg.com

Deja un comentario