Grandes obras del siglo XX serán de domino público

Grandes obras del siglo XX serán de domino público

    Obras de varios escritores clásicos del siglo XX, como Agatha Christie, Marcel Proust o Gibran Jalil Gibran, entre otros, pasarán este año a ser de dominio público, al cumplirse el tiempo establecido por la ley desde la publicación de su primera edición. 

    Según un reportaje de The New York Times, es la primera vez en dos décadas que se liberan los derechos de una cantidad tan grande de autores, entre los que también figuran Willa Cather, D. H. Lawrence, Joseph Conrad, Edith Wharton, P. G. Wodehouse, Rudyard Kipling, Katherine Mansfield, Robert Frost y Wallace Stevens. 

    La nota explica que la razón por la cual se ha abierto nuevamente esta oportunidad editorial se remonta al año 1998, cuando Estados Unidos aprobó una ley que extendía el lapso de protección de los derechos de autor de 75 a 95 años, aplicándose para todo producto creado entre 1923 y 1977. 

    La ley fue apodada por sus detractores como "Ley de protección de Mickey", debido a que gracias a ella los derechos de la mascota de Disney se extendieron hasta el 2024, y durante muchos años mantuvo congelada la situación de varias obras. 

    Entre los títulos que pasan a ser de dominio público se encuentran el popular libro de fábulas El profeta, escrito por el poeta libanoestadounidense Gibran Jail Gibran; New Hampshire, de Robert Frost; Asesinato en el campo de golf, de Agatha Christie y Sodoma y Gomorra, de En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust. Obras como Tarzán y el león, de Edgar Rice Burroughs, y Un hijo en el frente, de Edith Wharton, ya se están disponibles en la biblioteca virtual de Google Books, mientras que las editoriales se apuran en sacar ediciones definitivas de sus libros antes de perder sus derechos, temiendo una proliferación de textos poco fiables o de mala calidad. 

    Entre las ventajas que ofrece el vencimiento de la propiedad intelectual está la libertad para reproducir las obras en cualquier medio, sea literatura, cine, teatro o videojuegos, así como la capacidad para adaptar, continuar, reinterpretar o tomar personajes de sus historias para crear otras completamente distintas sin pagar a su propietario original. 

    Todavía no se sabe con certeza cuántas obras pasarán a ser de dominio público este año, porque muchos escritores publicaron primero en otros países con leyes distintas, o no renovaron sus derechos. Pero ya editoriales como Scribner preparan versiones finales de obras como El gran Gatsby, de F. Scott Fitzgerald, cuyos derechos caducan en 2021. En los próximos años se espera que ocurra lo mismo con otros grandes autores del siglo XX, como Hemingway, Faulkner o Virginia Woolf.

 

Por Alberto Hernández

Deja un comentario