29.9 C
Maracay
sábado 13, julio 2024

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

Conoce el síndrome del impostor

Nadie quiere sentirse como un impostor en el trabajo. Pero la verdad es que el síndrome del impostor es algo real. Parece además, que es más frecuente entre las mujeres. El síndrome del impostor se convierte así, muy a menudo en el síndrome de la impostora. De hecho, según un estudio encargado por Access Commercial Finance en Reino Unido, dos tercios de las mujeres consultadas lo habían experimentado alguna vez en sus vidas. Si alguna vez te sentiste que no pertenecías a un lugar o que no merecías tu trabajo, debes saber que no eres el único al que le ha pasado.

¿Qué es el síndrome del impostor?

Para poder combatir este fenómeno psicológico es importante primero entender qué es el síndrome del impostor. El síndrome del impostor es una sensación de inseguridad relacionada con los logros laborales. Puede que te sientas como un impostor porque no crees merecer tu trabajo. A menudo, el síndrome del impostor te hace sentir como si estuvieras engañando a tus compañeros de trabajo para que piensen que eres bueno en lo que haces y tienes la percepción de ti mismo como si fueras un fraude.

Aunque el síndrome del impostor no está tipificado como un trastorno psicológico clínico, muchas personas lo padecen. La expresión fue creada en primer lugar por Pauline Clance y Suzanne Imes en 1978.

Nathaly Bayed, psicóloga clínica explicó que el denominado Síndrome del Impostor, «es un fenómeno psicológico y es la percepción que tenemos de nosotros mismos».

Aclaró que no se trata de un trastorno o de un diagnóstico. «No es algo que tenga una definición o una guía para ser diagnosticado».

¿Cómo se manifiesta el síndrome del impostor?

Bayed apuntó que suele manifestarse en personas:

  • De alto rendimiento.
  • Con niveles de autoexigencia altos.
  • Perfeccionistas.
  • Personas que constantemente se sienten inconformes o a disgusto con lo que hacen.
  • Miedo constante a que los demás descubran la percepción que ellos tienen de sí mismos.

La experta en materia psicológica recomendó que para «empezar a cambiar esa rigidez mental y niveles de autoexigencia» se debe pedir ayuda, observar el entorno ver qué feed back arroja del desempeño y saber que se es suficientemente bueno.

Consecuencias del síndrome del impostor

Nathaly Bayed, psicóloga clínica, advirtió que las consecuencias de este fenómenos pueden ser:

  • Ansiedad.
  • Estrés.
  • Depresión.
  • Dificultad relacional: Una persona que no confíe en sí misma, difícilmente puede confiar o puede creer que es capaz de ser querida.
  • Creerse autosuficiente sobrepasando la capacidad de hacer tareas.
  • Autosaboteo.

Reconoce, valida y da la vuelta a la página

El hecho de que tus interpretaciones de un evento sean historias (en lugar de hechos) no significa que tus sentimientos tengan menos validez. Combatir el síndrome del impostor no es ignorar tus emociones. Más bien, la mejor manera de combatir ese sensación es reconocer que te sientes mal, validar que es normal sentirse así y luego olvidar esos sentimientos si no están basados en la realidad.

“Yo utilizo un marco simple para reconocer, validar y seguir adelante. Notar, identificar y reconocer el síndrome del impostor te devuelve el control de tus sentimientos. Me ayuda a hacer introspección o validar el sentimiento. Me pregunto: “¿Hay algún aspecto real en el que tenga que trabajar o solo estoy dudando de mí mismo?”. La mayoría de las veces, este paso me ayuda a asegurarme de que, si bien el sentimiento es real, solo me lo estoy imaginando. Por último, doy vuelta la página. Eso no significa ignorarlo, solo que puedo seguir con lo que debo hacer ese día y lograr mis objetivos, con sentimientos y todo.” —Andrew

Comparte cómo te sientes

El síndrome del impostor es un sentimiento que te aísla. Pero como compartimos anteriormente, estos sentimientos son muy comunes en el lugar de trabajo. Casi dos tercios (62 %) de los trabajadores del conocimiento de todo el mundo han experimentado el síndrome del impostor. Por lo tanto, si te estás preguntando cómo combatir el síndrome del impostor o síndrome de la impostora, la próxima vez que te sientas así, intenta compartir esos sentimientos con otra persona.

Hay dos ventajas de compartir cómo te sientes:

  1. En lugar de interiorizar las emociones, reconoce que las tienes y sigue adelante. Cuando mantienes en secreto tus sentimientos de síndrome del impostor, se hacen más grandes y más difíciles de manejar. El hecho de compartir estos sentimientos con otra persona es una excelente manera de reconocerlos, lo que es parte del proceso hacia la superación del síndrome del impostor.
  2. Es posible que encuentres a alguien que también haya experimentado el síndrome del impostor. Desafortunadamente, el síndrome del impostor es un fenómeno común en el lugar de trabajo. Podría suceder que descubras que la persona a la que le están contando lo que te sucede también haya experimentado el síndrome del impostor en algún momento. Esto será de ayuda porque te sentirás acompañado y sabrás que no eres el único que se siente así.
- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES

error: Content is protected !!