30.1 C
Maracay
sábado 24, septiembre 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

¿Quién es Tito Viloria, implicado en el caso de Carlos Lanz?

|| Luis Chunga

El país se mantiene a la expectativa para conocer el veredicto final de la justicia sobre los implicados en la desaparición del dirigente social

La prensa venezolana ha reseñado uno de los crímenes más dantescos en la historia nacional. Hoy lunes 8 de agosto se cumplen dos años de aquella fatídica mañana, cuando a las 8:30 am Tito Viloria, exdirigente sindical textilero en Aragua, llegó a la casa de Carlos Lanz, su amigo de confianza, a quien invitó a una supuesta reunión con milicianos en Mariara, estado Carabobo.

En el camino fueron abordados por un grupo criminal formado por José Pinto, alias “Bombero Osa”, y Pedro “Basquetbol”. Haciendo uso de armas de fuego forzaron al dirigente social para que subiera a una camioneta Ford Explorer color azul, en la que lo trasladaron hasta la finca La Fortaleza, en Cojedes, supuestamente propiedad de Viloria.

El resto de los hechos ya han sido narrados en reiteradas oportunidades por el propio Tarek William Saab, fiscal general de la República. Pero, ¿Quién es y qué representa este hombre que engañó a Lanz?

ENTRE EL BIEN Y EL MAL

Carlos Lanz nunca le tuvo miedo a la muerte. Siempre decía que era su compañera más fiel, “la única que nunca nos abandona, llega sin que la llamen y cuando menos la esperamos, es la vivencia de un crimen que siempre produce más dolor que la misma muerte”.

Con el paso de los años Lanz y Viloria sembraron políticamente en Aragua una gran confianza. Ellos construyeron una relación sólida para solucionar muchos problemas para su entorno político, social y comunitario.

Maritza Jiménez, ex obrera textil recordó el pasado diciendo que parece que fue “ayer”, año 2001, cuando Tito Viloria y muchos trabajadores fundaron el periódico “La Chispa”, que permitió reagrupar a los trabajadores en lo que comenzaba como una revolución sindical, así conoció a Viloria.

“Excelente persona y compatriota obrero, lúcido, muy inteligente, a pesar de los problemas sindicales que cargaba sobre sus hombros nunca lo vimos molesto ni preocupado, le gustaba ayudar a la gente necesitada. Enterraba con sus debates basados en libros de Lenin, Carlos Marx, José Carlos Mariátegui (peruano), el revolucionario ruso León Trosky. Tito sabía mucho y era un intelectual de la política revolucionaria, odiaba a Stalin porque mandó a sus guardaespaldas para que mataran a su líder Trosky”.

Jiménez prosiguió, “las pocas veces que iba a una fiesta en casa de algún compatriota, se sentía aburrido, era de poco bailar y prefería conversar de política, creo que ese tipo de temas lo alimentaba y le encantaba (…) siempre se retiraba temprano a su casa”.

UN PERFIL INTROVERTIDO

Raúl Maldonado, representante de la Federación de Trabajadores de Aragua (Fetraragua) recuerda a Tito Viloria como una persona callada. Lo conoció en el año 1991 cuando empezó a trabajar en Hilados Flexilón, y se convirtió en dirigente sindical.

“En esos tiempos era una persona muy reservada, no era muy comunicativo, no mezclaba su hogar con sus cosas gremiales, nunca llegamos a conocer sobre su núcleo familiar, era medianamente solidario ayudaba a muchos trabajadores, nunca se le conocieron amigos de diversiones. En esos tiempos de conflictos laborales, no buscaba a la prensa, sino que la prensa lo buscaba a él”.

Según Maldonado, “nunca le conocimos participando en acciones violentas, ni siquiera cuando defendía férreamente a sus compañeros obreros textileros”.

INTERESES POLÍTICOS

En 1991 Viloria fue candidato para la alcaldía de MBI, luego en 1992 tuvo aspiraciones como candidato a gobernador.

“Siendo dirigente textil estudió abogacía y terminó la carrera, se identificó con el chavismo y trabajó en Pdvsa, dictaba conferencias sobre socialismo en los cuarteles militares, todo lo que le está pasando me ha sorprendido”, añadió Maldonado.

Quienes conocieron y compartieron con Tito Viloria, hoy ante la justicia venezolana por el atroz crimen en contra de Carlos Lanz, coinciden en su espíritu luchador en pro de la dirigencia textil.

Jefry Peñaloza señaló que “los que en esa época trabajábamos en la industria textilera en Maracay, le debemos mucho a Tito Viloria porque siempre era el líder de reclamar ante la patronal para que nos pagaran lo justo, tuviéramos mejores condiciones de trabajo, servicio médico, implementos de seguridad laboral, garantías contractuales”.

Aunque muchos de los que compartieron con Viloria, hoy siguen haciendo vida gremial en Aragua, pocos se atreven a declarar sobre cómo era, prefieren marcar distancia y esperar que la investigación concluya, aunque la historia ya ha sido bastante contada por autoridades nacionales, lo que no dejaría dudas de la participación clave del exdirigente gremial en el macabro plan, en el que también estaría involucrada su esposa.

CAMBIO DE CONDUCTA

María González, psicóloga clínica merideña, aseguró que muchas veces el ser humano tiende a cambiar sus conductas o comportamiento adecuado. Esos cambios se producen en su mente. El cómplice de un homicidio planificado sabe conscientemente que va a participar en una o varias muertes, por lo tanto, está consciente de lo que va a suceder, no hay justicia ni ley que lo perdone”.

González consideró que hay casos en los que un cómplice involuntario sabe más que los mismos operadores (asesinos) del homicidio. “Se convierte en jefe, el que planifica el día, hora y circunstancia en que se cometerá el crimen, el robo, secuestro, no cambian de conducta porque ellos o su naturaleza es así, su otro yo se oculta en la oscuridad de las tinieblas”.

Al preguntarle ¿Cuál es el comportamiento psicológico o el cuadro clínico de un cómplice de homicidio?  “es variado, no hay un patrón, ni ellos mismos se dan cuenta lo que están maquinando  porque son pasivos, leen tanto que su mente se remonta a historias criminalísticas pasadas, viven escenas, no tienen remordimientos, tienen un comportamiento normal, probablemente todos tenemos en nuestra personalidad algún factor psicopatológico”.

 

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES