Plácido Domingo alcanza su papel número 150

Plácido Domingo alcanza su papel número 150

Plácido Domingo actuará este jueves en el Festival de Salzburgo de Austria en el concierto de «The Pearl Fichers» de Bizet. Cuando suba al escenario realizará un auténtico hito en la historia de la Ópera: cantará en su papel número 150.

La presidenta del Festival de Salzburgo, Helga Ralb-Stadler, no dudó en invitar a Plácido Domingo este verano para su debut como Zurga en «The Pearl Fichers». Aunque es un poco mayor para el personaje, Ralb-Stadler ha dicho a «The New York Times» que «es un hombre tan guapo que no piensas en su edad, es seductor en el escenario».

Domingo ha confesado que se ha pasado el verano preparándose para la actuación. Ya había participado anteriormente en esta obra, aunque en un papel de tenor como Nadir. «Es mucho más difícil memorizar texto y música ahora que hace 30, 40 o 50 años; pero no dejaré que eso me detenga», declaró el cantante.

De cara a la próxima temporada planea debutar en su papel 151 con «El Gato Montés» de Manuel Moreno Penella en la Ópera de Los Ángeles. Lanzará el nuevo álbum de estudio que ha grabado junto al joven guitarrista español Pablo Sáinz Villega. Además, tiene programado regresar al Met en noviembre para celebrar el 50 aniversario de su debut en la institución como «Gianni Schicchi» de Puccini.

Ningún gran cantante de ópera ha llegado a interpretar tantos papeles como Plácido Domingo. Enrico Caruso cantó aproximadamente 60 personajes, la gran diva María Callas 50, o Renée Fleming, la soprano más famosa de la actualidad, 55. «Si nos fijamos en la historia de los cantantes de ópera, se queda solo», dijo Joseph Volpe, ex administrador de la Ópera Metropolitana.

«Si alguna vez hubo un gigante en cualquier industria musical, este es Plácido Domingo», declaro Volpe. A sus 77 años Domingo sigue a pie del cañon. Durante su carrera, que comenzó hace ya seis décadas, ha grabado más de 100 discos, actuado en más de 4.000 conciertos y continúa aumentando su repertorio eligiendo voces más acordes a sus límetes actuales como barítono a la vez que trabaja como director general de la Ópera Nacional de Washington y la Ópera de Los Ángeles.

La fortaleza de Domingo por continuar trabajando en su pasión y su oficio ha traido consigo duros comentarios de sus detractores. En 1970, compañeros de profesión y críticos le sugirieron que o se tomaba las cosas con más calma, o se arriesgaba a agotar la voz, llegando incluso insinuar que debía retirarse con dignidad. Sin embargo, las advertencias no le detuvieron y cuando las notas más altas del papel de tenor comenzaron a ceder, cambió al rol de barítono. «Quiero seguir cantando, tanto tiempo como pueda hacerlo bien», declaró Domingo.

Alberto Hernández

Deja un comentario