Se cumple dos meses de la intoxicación masiva en Sabaneta

Se cumple dos meses de la intoxicación masiva en Sabaneta

|| Luis Chunga
|| Fotos Cortesía

El diagnóstico de la muerte de la doctora Maryori Donaye fue “hemorragia subaracnoidea”

Los dolorosos recuerdos que dejó la intoxicación masiva donde fallecieron Yonaisi Nazareth Fuentes (1) y la doctora Maryori Donaye (44), además de las 15 personas afectadas entre niños, niñas, adolescentes y adultos, volverán a estar presentes en la memoria de los aragüeños al cumplirse dos meses de la tragedia.

Para muchos, a la fecha es un día de tono sombrío. Admiten que el tiempo lo cura todo, al margen de la forma como cada uno pueda asimilar el proceso de superación de la funesta situación y sobre todo de la manera cómo sucedió.

La casa ubicada en la calle 13 de Enero, sector Ingenio Hugo Chávez en Sabaneta, municipio Rafael Revenga del estado Aragua, permanece cerrada.

El pasado jueves 18 de febrero, tres familias cristianas después de asistir a su culto para alabar, orar y glorificar a Dios, se reunieron y prepararon una sopa. Lo primero que salió a la luz pública fue que la señora en lugar de sazonarla con sal, le echó por equivocación carbamato, una sustancia tóxica producto de una combinación entre insecticida y plaguicida.

 Sin embargo, los agricultores aseguran que “un ama de casa es muy difícil que se haya equivocado o confundido con la sal”. La tesis de ellos es que las verduras que echaron en la olla estaban sobrecargadas de carbamato, y no fueron lavadas adecuadamente.

Recuerdan que muchos agricultores sobrecargan el cultivo con un solo tipo de insecticida, es por eso que deben de ser muy cuidadosos y no aplicar al cultivo un solo tipo de insecticida.

 

VÍCTIMAS INOCENTES

Los niños fueron los primeros en manifestar síntomas de intoxicación. Los llevaron a un Ambulatorio cercano, donde fueron recibidos y posteriormente acompañados en el traslado hasta el Hospital José María Benítez de La Victoria, por la doctora Maryori Donaye.

La profesional llevaba en sus piernas a la pequeña Yonaisi, quien vomitó sobre ella durante el trayecto.

 “Intuimos que la sustancia ingerida era tan tóxica que por fluidos recibidos también se contaminó la doctora”, dijo uno de los médicos del Hospital victoriano.

Al llegar al centro asistencial del municipio José Félix Ribas, la doctora comenzó a perder las fuerza y a manifestar los primeros síntomas de la contaminación. 

La niña y la doctora fueron trasladadas al Hospital Central de Maracay (HCM). La primera en morir fue la pequeña de un año.

A la profesional la recluyeron en terapia intensiva y durante varios días estuvo con ventilación artificial, pero lamentablemente murió el 24 de marzo, producto de la rotura de una aneurisma, por un derrame de sangre en el cerebro.

Se dijo que la médica era hipertensa posparto y presentó convulsiones luego de atender a los intoxicados.

 

¿QUÉ PASÓ REALMENTE?

Muchos hacen relación entre la reanimación cardíaca (PCR) que con mística le aplicó Donaye a la pequeñas intoxicadas, tratando de salvarle la vida.  Otra hipótesis es que la joven doctora tenía una condición preexistente que se manifestó justo el 18 de marzo.

Días después, Benito Fuentes, padre de Yonaisi, confesó a los funcionarios del Cicpc de la delegación municipal de La Victoria, que él trabaja en el vertedero de El Limón, ubicado en municipio Guaicaipuro (Los Teques) del estado Miranda y removiendo escombros consiguió varias porciones de carbamato que decidió llevar a su casa.

A dos meses de los fatídicos hechos se conoció que los padres de la menor emigraron a otra ciudad del país, envueltos en un silencio que recuerda a Pablo Neruda cuando en su Oda a la casa abandonada dice:

 “Casa, hasta luego no puedo decirte, cuándo volveremos no sabemos, mañana o no mañana, tarde o mucho más tarde, ahora cerramos las puertas y las ventanas, oscurecida te quedas llena de recuerdos y tal vez cuando llueva una gotera sonará como voz humana como si alguien estuviera llorando “.

 

Deja un comentario