Supervisan distanciamiento en el Terminal de Maracay

Supervisan distanciamiento en el Terminal de Maracay

|| Saraí Dávila
|| Foto-Rodolfo Gamarra

Luego de que se informara oficialmente el nuevo plan de desinfección que se aplicaría en el Terminal de Maracay, se pudo constatar que este se cumple de manera intermitente. En la mañana si se cumplen las medidas con mayor rigurosidad, sin embargo, poco antes del mediodía no se pudo observar a nadie tomando la temperatura u ofreciendo antibacterial. En el lugar, personal encargado vigila que se cumpla el distanciamiento.

Se limitó el acceso al puerto terrestre y se prohibió el paso por varias de los pasillos, con excepción de los necesarios para ingresar a los andenes permitidos para abordar las unidades de transporte. Los autobuses deben llegar al Terminal de Oriente, donde las personas descienden bajo la vigilancia de varios trabajadores.

Se supervisa el cumplimiento del distanciamiento y las personas son orientadas hacia la salida directamente. Posteriormente, las unidades colectivas salen hacia los andenes donde llegaban usualmente y allí esperan para cargar los pasajeros permitidos, aunque no se observó una cantidad importante de personas a la espera de buses.

Los trabajadores explicaron que solo llegan las unidades que laboran dentro del municipio Girardot y que además se registra una disminución importante de la afluencia de ciudadanos. Además aseguraron que desde tempranas horas de la mañana comienzan a aplicar las medidas de tomar la temperatura y dar antibacterial.

La soledad destaca en el Terminal de Maracay, los comercios se mantienen cerrados, luego de que abrieron solo siete días durante el último esquema de flexibilización que fue removido para evitar la propagación del COVID-19.

 

Esperan hasta una hora por unidades de transporte

Los autobuses llegan de uno en uno, rara vez se observan dos estacionados en los andenes al mismo tiempo, en ocasiones las personas pueden esperar más de una hora para abordar una unidad de transporte para sus destinos. Fue el caso de María Flores, quien aseguró tener al menos 60 minutos a la espera por un autobús.

Deja un comentario