20.9 C
Maracay
viernes 19, julio 2024

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

Canadá podrían sufrir los embates del invierno

  Más de la mitad de EEUU y algunas zonas de Canadá, con unos 180 millones de habitantes, podrían volver a quedarse sin electricidad durante los fríos extremos del invierno boreal, dada la falta de infraestructuras adecuadas y la escasez del gas natural, afirmó la Corporación Norteamericana de Fiabilidad Eléctrica (NERC, por sus siglas en inglés).

En sus previsiones para el invierno próximo, la autoridad reguladora advirtió que las olas de frío prolongadas y extensas amenazan el suministro de electricidad y la disponibilidad de combustible para la producción de electricidad a partir de gas natural.

“Los recientes episodios de frío extremo han demostrado que las interrupciones en el suministro de energía pueden tener consecuencias devastadoras para los consumidores de electricidad y gas de las zonas afectadas”, advirtió la NERC en su informe publicado el 8 de noviembre.

Conforme con el documento, el medio oeste, el noreste, el Atlántico medio y el sur de Estados Unidos, junto con algunas provincias canadienses, corren el mayor riesgo de sufrir escasez de electricidad.

Los operadores de redes como Midcontinent ISO, PJM Interconnection, SERC Reliability Corp y ERCOT de Texas son los más vulnerables a la desconexión de los generadores en condiciones de frío extremo, señaló la NERC, añadiendo que el clima frío también podría obstruir los gasoductos en Nueva Inglaterra, que tiene una infraestructura de gas limitada.

“No hay gasoductos ni infraestructuras de gas natural suficientes para dar servicio a toda la generación de gas en algunas grandes zonas como PJM [el medio este de EEUU], MISO [el centro], Nueva York y Nueva Inglaterra”, declaró John Moura, director de evaluación de la fiabilidad y análisis del rendimiento de la NERC, citado por Reuters.

El organismo regulador también constató que la previsión de la carga en el invierno boreal es cada vez más compleja, y que subestimar la demanda es un riesgo para la fiabilidad en temperaturas extremadamente frías.

En opinión de los representantes de la NERC, la cuestión clave es la disponibilidad de gas natural para la generación y el funcionamiento de las centrales eléctricas, ya que así se evitaría que se repitiera la situación de apagón que se produjo en el momento la tormenta invernal Elliott en diciembre de 2022.

Durante Elliott, los sistemas eléctricos y de gas en gran parte de la mitad oriental de EEUU experimentaron una tensión significativa, dando lugar a pérdidas de generación no planificadas, con alrededor de 90.500 megavatios al mismo tiempo. En 2021, durante otra la tormenta invernal, Uri, el estado de Texas sufrió apagones generalizados que provocaron la muerte de casi 250 personas.

No obstante, para la temporada 2023-2024, la situación “está empeorando, no mejorando”, el aumento de la demanda de energía y la dependencia del gas natural significan que “es inevitable una interrupción masiva de la red”, resumió Mark Spurr, director legislativo de la Asociación Internacional de Energía Urbana (IDEA, por sus siglas en inglés) citado por el portal Utility Dive.

Con información de El Público TV

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES

error: Content is protected !!