La maternidad cambia el cuerpo y la vida

La maternidad cambia el cuerpo y la vida

|| Yirvis Vásquez
|| Foto Cortesía

Los cambios que estas guerreras se enfrentan para traer al mundo un bebé es de valientes

Uno de los sueños de muchas mujeres es convertirse en madre, algunas lo describen como una sensación maravillosa, otras aseguran que desde el momento que tienen al bebé en sus brazos adquieren un vínculo especial que se fortalece con el tiempo.

Las madres primerizas son las que más temor pueden tener al afrontar una nueva rutina en sus vidas, sin embargo, con los días se enfrentan a cada reto que le coloca la vida. Es de mencionar, que la experiencia de la maternidad hace que la mujer deba someterse a muchos cambios.

Luz Mary Rosales, se convirtió en madre por primera vez hace dos años expresó que se sometió a todos los cambios “a los que nunca uno se imagina, la vida cambia al 100%”, agregó que, aunque se prepare emocionalmente, psicológicamente no es hasta el momento de tener al bebé para saber qué tiempo necesita o que hacer “la vida cambia de rumbo, porque ya tu tiempo no es tu tiempo, eso pasa a un segundo o tercer plano siendo prioridad el niño”.

Destacó que, en un país como Venezuela, hay que tomarlo con mucha más responsabilidad, y compromiso con el bebé el cual debe prepararse para un mañana “en estos tiempos los hijos requieren de una mayor atención”.

Ana Dasilva madre de una niña de 7 años, refirió que se enfrentó a muchos cambios al tener a su hija además de enfrentar depresión postparto. “Debes cambiar tu espacio, ánimo, y pensar mucho en niño y no en ti” destacó que el tiempo ya no es para ella o su pareja, sino toda gira entorno al bebé es una responsabilidad que adquirimos”.

Aparte lidiar con los efectos que puede causar el embarazo como el cambio de cuerpo entre otras cosas. “Después que te conviertes en madre todo cambia”.

 

EN MEDIO DE UNA PANDEMIA  

Luyzzeth Cordero, madre que sufrió depresión postparto, expresó que su bebé nació en pandemia, por lo que estuvo tres días sola en una clínica donde estaban restringidas las visitas y acompañantes, además de sin poder descansar por una cesárea que fue difícil de manejar.

“Tenía la gran ayuda de mi esposo y mi mamá, pero, aun así, yo sentía que estaba sola con toda la carga encima y era también por toda la presión emocional. La falta de descanso, los cambios hormonales, la cesárea, el encierro por la pandemia hicieron que yo estuviera muy deprimida, ansiosa, agotada física y mentalmente”, confesó Cordero

Detalló que logró superar la depresión postparto con el apoyo de su familia, su madre la ayudaba en las mañanas con el bebé. “Al principio fue muy difícil pero ahora disfruto mucho a mi bebé”.

 

 

Deja un comentario