Piden la devolución de una momia milenaria encerrada en una estatua de Buda

Piden la devolución de una momia milenaria encerrada en una estatua de Buda

Un tribunal del sureste de China ha iniciado, después de tres años de espera, el juicio en el que un pueblo de la zona reclama a un coleccionista holandés que devuelva una estatua de Buda que contiene en su interior la momia de un monje que vivió hace mil años, informa hoy la agencia oficial Xinhua.

El Tribunal Popular Intermedio de Sanming (provincia de Fujian), que en diciembre de 2015 aceptó llevar el caso a juicio, lo inició este jueves con una sesión de tres horas en las que se presentaron pruebas y ambas partes defendieron sus argumentos.

Los demandantes son vecinos de la localidad de Yangchun, donde una preciada figura de Buda del siglo XI que contenía en su interior la momia de un monje de la dinastía Song (siglos X-XIII) fue robada en 1995 y, según ellos, está en manos del coleccionista holandés Oscar van Overeem.

Tras dos décadas en paradero desconocido, los habitantes de Yangchun identificaron su reliquia robada en 2014, en una exposición sobre momias de todo el mundo en el Museo de Historia Natural de Budapest, la capital de Hungría, a la que Van Overeem había contribuido. La principal cuestión en el juicio es determinar si esa pieza mostrada en 2014 es la misma que se robó en 1995.

Van Overeem, que adquirió el Buda en 1996, aceptó inicialmente devolver la pieza, pero desacuerdos en las negociaciones han llevado a las dos partes a juicio tanto en tribunales holandeses como chinos.

Al parecer, el coleccionista holandés pedía el pago de sumas de dinero que el pueblo se negaba a sufragar y también exigía que la reliquia se guardara y exhibiera lejos de su templo original.

Se cree que el monje momificado (sentado en la postura del loto) es Zhanggong Zushi, un médico que se consagró al budismo con poco más de 20 años y murió a los 37, siendo embalsamado poco después de fallecer en el pueblo de Yangchun, donde durante siglos se le ha venerado.

El templo local donde la estatua fue robada todavía conserva y exhibe un sombrero y ropas con los se adornaba que la venerada figura.

Alberto Hernández

Deja un comentario