Terapia logra convertir células cancerígenas en células de grasa

Terapia logra convertir células cancerígenas en células de grasa

Un equipo de investigadores de la Universidad de Basilea, Suiza ha logrado convertir células de cáncer de mama en células de grasa. Aunque el estudio ha sido realizado en ratones, abre un panorama amplio de posibilidades para tratar esa dura enfermedad. Los resultados han sido publicados en la revista Cancer Cell.

El equipo, a cargo del bioquímico Gerhard Christofori, hackeó una ruta que tienen las células cancerosas metastatizadas. Cuando una persona sufre un corte, o cuando los órganos comienzan a crecer en un feto, las células del epitelio comienzan a hacerse más "fluidas": cambian a un tipo de célula madre llamada mesénquima y luego se transforman en cualquier célula que el cuerpo necesite.

Este proceso se denomina transición epitelial-mesenquimatosa (EMT) y se conoce desde hace un tiempo que el cáncer puede usar esta y la vía opuesta denominada MET (transición mesenquimatosa a epitelial), para diseminarse por todo el cuerpo y hacer metástasis.

Los investigadores tomaron ratones implantados con una forma agresiva de cáncer de mama humano y los trataron con un medicamento para la diabetes llamado rosiglitazona y un tratamiento para el cáncer llamado trametinib. Gracias a estos medicamentos, cuando las células cancerosas utilizaron una de las vías de transición mencionadas anteriormente, en lugar de diseminarse, cambiaron de cáncer a células grasas, en un proceso llamado adipogénesis.

"Los modelos utilizados en este estudio han permitido evaluar la disipación de la adipogénesis de las células cancerosas en el entorno tumoral inmediato", expresó el equipo. "Los resultados indican que, en un entorno relevante para el paciente, la terapia combinada con rosiglitazona y trametinib se dirige específicamente a las células cancerosas con mayor plasticidad e induce su adipogénesis".

Aunque no todas las células cancerosas terminaron por convertirse en células grasas, las que se sometieron a la adipogénesis no volvieron a cambiar. "Por lo que podemos decir a partir de experimentos de cultivo a largo plazo, las células cancerosas convertidas en células grasas se mantienen como células grasas y no vuelven a convertirse en células cancerosas de mama", dice Christofori.

"En el futuro, este enfoque terapéutico innovador podría usarse en combinación con la quimioterapia convencional para suprimir tanto el crecimiento del tumor primario como la formación de metástasis mortales", explicó Christofori.

 

AP.

 

Deja un comentario