28.7 C
Maracay
martes 24, mayo 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

Ucrania teme inminente caída de Mariúpol

|| Agencia AFP / Foto AP

Entretanto, aguardan inminente ofensiva rusa en los próximos días, luego de informaciones de inteligencia

Las fuerzas ucranianas aseguraron ayer que temen la caída inminente de Mariúpol, una ciudad estratégica en el sureste del país asediada desde hace más de 40 días por el ejército ruso, y cuyo puerto estaría ya ocupado, según los separatistas prorrusos.

En la región del Donbás, en el este, el gobierno ucraniano espera una inminente ofensiva rusa.

“Según nuestras informaciones, el enemigo ha casi finalizado su preparación para un asalto en el este. El ataque empezará muy pronto” dijo ayer el portavoz del ministerio ucraniano de Defensa, Oleksandr Motuzyanyk.

En Washington, un alto responsable del Pentágono confirmó que las tropas rusas se refuerzan en el Donbás, sobre todo cerca de una ciudad clave, Izium.

“Hemos constatado los esfuerzos rusos para reaprovisionarse y reforzarse en el Donbás”, declaró este responsable, quien habló de una columna de tanques al norte de Izium.

En el frente diplomático, el canciller austriaco Karl Nehammer afirmó ser “pesimista” tras su reunión de ayer con el presidente ruso Vladimir Putin la primera de un dirigente europeo que visita Moscú desde el inicio de la invasión de Ucrania el 24 de febrero.

MÁS DE 10.000 MUERTOS

El alcalde de Mariúpol declaró ayer que más de 10.000 civiles han muerto en esa ciudad del sudeste de Ucrania desde que Rusia invadió al país en febrero. Vadym Boychenko dijo a The Associated Press por teléfono que los muertos “cubren las calles de nuestra ciudad” y que el saldo de muertes podría ser más de 20.000.

El alcalde añadió que las fuerzas rusas han llevado crematorios móviles para incinerar los restos humanos y se niegan a permitir corredores humanitarios a la ciudad, en un intento por encubrir las matanzas.

 

 

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES