27.9 C
Maracay
sábado 1, octubre 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

¿Cómo detectar la ansiedad en los perros?

La ansiedad en los perros es más común de lo que se cree. Desde un cachorro, un adulto o un anciano, puede ser víctima de estrés, angustia, y otras molestias que si no se atienden a tiempo pueden perjudicar su salud y bienestar.

Así como los seres humanos tienen algunos problemas de ansiedad y que perjudican su estabilidad emocional, las mascotas también pueden verse afectadas.

Depende de la atención de los dueños poder ayudarles y así garantizarles una mejor calidad de vida.

¿Qué genera la ansiedad en los perros?

La ansiedad es un estado mental caracterizado por inquietud, nerviosismo e inseguridad que provoca alteraciones en el comportamiento del animal.

Los ruidos, los cambios de rutina, la falta de socialización, un exceso de autoridad por parte del humano o privación de alguna de sus necesidades, son alguno de los factores que generan ansiedad en los perros.

También puede afectarle un adiestramiento inadecuado, una mudanza, la llegada de un bebé, la aparición de una pareja, entre otras.

Esta situación en las mascotas aparece por nerviosismo, inseguridad o inquietud y produce alteraciones en su comportamiento.

Según los expertos, la mayoría de los perros experimenta ansiedad, sobre todo durante su etapa de cachorros.

Los dueños de las mascotas

Es imprescindible que los dueños de las mascotas las observen, y puedan identificar que desencadena estrés o ansiedad en el animal.

Es importante estar atento a cualquier posible manifestación o cambio de comportamiento del perro para poder atajar a tiempo.

En caso de no encontrar la causa o no poder revertir la situación, no dudes en consultar con el veterinario, quien con seguridad te puede orientar y recomendar qué hacer, las terapias a seguir, e incluso que fármacos se le deben suministrar.

Signos de ansiedad en los perros

– Mostrarse irritado, gruñir y enseñar los dientes.

– Ladrar en exceso, aullar y gemir.

– Falta de apetito.

– Montar a otros perros o a personas, incluso si está castrado.

– Intranquilidad.

– Falta de concentración.

– Apatía.

– Autolesiones.

– No para de rascarse o lamerse en exceso.

– Micción o defecación excesiva. En casos extremos, incontinencia.

– Conducta agresiva.

Toma el control

En caso de percibir uno o varios de los signos, es fundamental tomar las medidas correctivas oportunas por su bienestar.

Por ejemplo, ayúdalos desde cachorros a ser independientes, y socializar; si sales de casa deja la radio o el televisor encendido para que se tranquilice; no lo regañes o golpees cuando no actúe como crees debe ser lo normal, oriéntalo con amor.

Finalmente, puedes recurrir a una terapia en la cual se exponga al animal ansioso a lo que le tiene miedo. El miedo en los canes se reduce cuando ven los estímulos atemorizantes desde la distancia, donde no es amenazante, y se acerca de manera lenta y constante.

Con una exposición de manera gradual, de manera repetida y bajo supervisión de un especialista, es posible que tu mascota se acostumbre a lo que alguna vez le atemorizó.

 

Con información de Diario 2001

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES