El motivo por el que debemos comer más vegetales y menos carne

El motivo por el que debemos comer más vegetales y menos carne

Reducir el consumo de productos alimentarios de origen animal y pasarse a una dieta basada principalmente en vegetales supone un gran beneficio para la conservación del planeta, pero también para la salud cardiovascular.

Un estudio publicado en la revista Journal of the American College of Cardiology señala que este tipo de alimentación contribuye a reducir el riesgo de sufrir enfermedades coronarias. La clave está, una vez más, en el microbioma intestinal.

Se trata de la comunidad de microorganismos que habita en nuestro tracto gastrointestinal. Y que está relacionada con multitud de funciones metabólicas, tales como la absorción de nutrientes, los niveles de energía o la respuesta inmune.

Algunos de estos microbios son beneficiosos para la salud mientras que otros resultan perjudiciales; dado que la alimentación es capaz de modificar la composición de esta flora intestinal, se ha llegado a acuñar el concepto de «jardinería de la microbiota».

En este sentido, existe un metabolito denominado N-óxido de trimetilamina que se produce cuando las bacterias gastrointestinales digieren los nutrientes de origen animal, como la carne roja. En personas que llevan una dieta rica en carne, como ocurre con la controvertida paleodieta. Los niveles de TMAO son altos y eso se ha relacionado con un mayor riesgo de sufrir un ataque al corazón o de desarrollar la enfermedad coronaria.

Dieta vegetariana y vegana
Por el contrario, tanto la dieta vegetariana como la vegana están vinculadas a una reducción de los niveles de TMAO en el organismo.

Para contrastarlo con datos observacionales, se seleccionaron 760 mujeres inscritas en el Estudio de Salud de la Enfermería, una cohorte de 121.701 enfermeras entre los 30 y los 55 años de edad que proporcionaron sus datos demográficos y sus hábitos dietéticos, de actividad física y de tabaquismo junto con muestras de sangre con diez años de diferencia al Hospital Clínico de Cleveland, Estados Unidos.

Los investigadores midieron la concentración de TMAO en el plasma de cada una de las muestras por paciente con una década de por medio. Se seleccionaron a continuación 380 mujeres que habían sufrido la enfermedad coronaria. Y otras 380 con parámetros demográficos paralelos que estaban libres de problemas cardíacos y que servirían de grupo de control.

El riesgo cardiovascular se estableció en función de los cambios en los niveles de TMAO en el organismo. Así, las mujeres que sufrieron la cardiopatía tendían a tener más TMAO, un Índice de Masa Corporal superior. Antecedentes de problemas cardiovasculares en su familia y, lo principal para el estudio, no seguían las recomendaciones dietéticas de aumentar el consumo de verduras, hortalizas, fruta, frutos secos, grano entero y semillas, y reducir la carne y otros productos de origen animal.

Deja un comentario