27.9 C
Maracay
lunes 8, agosto 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

La empatía por el prójimo pudiera acabar con el bullying

|| Yirvis Vásquez

Desde Cecodap aseguran que lo principal para detener el acoso, es la prevención a través de educación emocional a alumnos, padres, docentes, psicopedagogos y psicólogos

Lo que ocurrió con Drayke, el niño de 12 años que se suicidó en España por bullying, desempolvó el tema de la violencia y el acoso escolar y dejó en alerta a padres, educadores y el resto de la sociedad mundial.

Miles de campañas se organizan y tienen centimetraje en medios de comunicación del planeta, voces se levantan en un llamado unísono al respecto hacia las víctimas, a veces olvidando al victimario.

La falta de empatía por la otra persona y la pérdida de valores pudiera ser el origen de un círculo en el que víctimas y victimarios deben ser atendidos con el mismo respeto.

¿DE QUÉ SE TRATA?

El acoso escolar o bullying es cualquier forma de maltrato físico, verbal o psicológico que se da de manera reiterada y repetida en el tiempo. Puede darse en una institución educativa o fuera de esta, incluyendo a través de redes sociales.

Este se evidencia a través de agresiones, intimidaciones, amenazas, insultos y aislamientos, entre otras sanciones, más común es en el período escolar que va entre los 11 y los 15 años.

PÉRDIDA DE EMPATÍA

Según el columnista Camilo Camargo, cuando los niños pierden la empatía con el otro es muy difícil que la situación de bullying se revierta.

“Es más, lo más probable es que un joven que hace bullying no solo se lo haga a un niño en particular, sino que arremete contra otros en espacios diferentes, como sus hermanos, por ejemplo, y que ese sea su modus operandi al relacionarse con otros”.

Camargo explicó que cuando exhorta a “pensar en el otro”, lo que se busca es entender la realidad ajena sin juzgar, una habilidad que a su juicio, se aprende como cualquier otra.

“Así como los niños aprenden matemáticas y arte, en sus currículos también tiene que estar la empatía como eje transversal desde temprana edad”.

LEGISLAR ES VITAL

Óscar Misle, representante de Cecodap aseguró que lo principal para detener el “bullying” es la prevención a través de educación emocional a alumnos, padres, docentes, psicopedagogos y psicólogos.

“Como en las leyes no está definido el bullying como un tipo de agresión, tienes que acudir a los otros factores generadores de violencia, para poder ver cómo actuar y qué medidas tomar. Debe estar claramente establecido en las leyes porque es una variante de la violencia”

La ausencia de legislaciones que se refieren al acoso escolar como un tipo de violencia, explicó Misle, hace que sea muy difícil al momento de denunciar para pedir medidas a favor de niños y adolescentes víctimas de estas agresiones.

El especialista agregó que en Venezuela no existe un diagnóstico para identificar con cifras la dimensión del problema que genera el acoso como una forma de violencia escolar que trasciende las paredes de las escuelas.

Misle consideró que es necesario que se mantenga visible porque constantemente se registran casos en los que la estabilidad emocional y física de jóvenes y niños se ve afectada, lo que hace que permanezca en centro de los debates como un tema urgente.

Asimismo, la integrante de la Red de Madres, Padres y Representantes, Lila Vega, consideró necesario que dentro de las familias se analicen si tratan respetuosamente a todos y no abusan del poder que puedan tener para evitar que los niños hagan bullying.

“Esto es un modelaje que los jóvenes ven en otros sitios”, lo que coincide con otros estudios que profundizan en que por lo general, un niño agresor es un ser agredido. “No tiene otra forma de relacionarse que la violencia”.

ABORDAR DESDE EL COLEGIO

Fausto Romeo, presidente de la Asociación de Institutos Educativos Privados (Andiep) enfatizó que lo primero que deben realizar los padres al enterarse de que sus hijos o adolescentes sufren de acoso escolar, es el acompañamiento en la denuncia de dicha agresión, la cual deben hacerla en el colegio y ante las autoridades competentes.

Romeo resaltó que los profesores juegan un rol fundamental en las aulas de clases e instalaciones de los centros educativos, para evitar este tipo de agresiones y no fomentarlas.

VIOLENCIA ESCOLAR EN VENEZUELA 

Ya desde 2017, la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras, señaló en su blog oficial que en Venezuela el acoso en las escuelas y liceos ya dejó de ser una simple “molestia” de un alumno a otro y es que los incidentes tomaron un acento violento que preocupa a docentes, padres y jóvenes.

Es un fenómeno que se ha masificado, llegando a alcanzar 80% de los establecimientos educativos, primarios y secundarios, de acuerdo con estudios de la Unesco para ese entonces.

 

EL DATO

El bullying tiene impactos significativos sobre la víctima y consecuencias graves para el agresor. El agredido sufre emocionalmente de altos niveles de ansiedad, una baja autoestima, fobia escolar, culpa, bajo rendimiento académico y cuadros depresivos, mientras que el agresor empieza a generar patrones de comportamiento inadecuados usando formas para relacionarse no sanas.

Según los especialistas, quien violenta encuentra un reconocimiento dentro del grupo, que lo lleva a repetir este tipo de acciones, que en su mayoría son aprehendidas.

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES