24.9 C
Maracay
sábado 24, septiembre 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

¿Qué hacer ante un ataque de rinitis?

La rinitis es una inflamación de la mucosa nasal interior que causa rinorrea, conocido comúnmente como “moqueo”. Y no es más que tener mucho líquido acuoso ligero transparente, que afecta nariz, garganta y ojos.

Todo el que sufre de rinitis sabe perfectamente la molestia que esto ocasiona, la cual en algunas oportunidades puede paralizar por completo las actividades que se están realizando. Y todos, en algún momento de la vida y en diferentes intensidades, hemos experimentado.

Por ello, cuando se sufre de ataques de rinitis, simplemente puede llevarnos al cese obligado de actividades, nada deseado.

Existen varios tipos de rinitis. La aguda, que es aquella que se presenta súbitamente y de forma limitada y la crónica, que no es más que aquella alergia que está presente la mayor parte del año.

La secreción acuosa causada en la rinitis aguda suele estar acompañada de congestión nasal, estornudos, picor en los ojos, dolor de cabeza, entre otros.

¿Cómo abordar un ataque de rinitis?

Muchas son las causas que pueden desencadenar un ataque alérgico, entre ellas tenemos el polen, el polvo, la polución, el cambio brusco del clima, etc.

Antes que nada, lo primero que se debe hacer es identificar el alérgeno que nos causa reacción. Si el causante es el polen, lo ideal es aprender cuáles son las horas máximas de emisión de cada planta. De esta forma evitaremos salir durante esos horarios, o se tomarán las previsiones necesarias como no abrir el vidrio del vehículo o de la oficina.

No solo hay que identificar el causante de las alergias para no entrar en contacto con ellos, sino que nuestra alimentación también se verá afectada, en pro de nuestra salud y evitar así la reacción alérgica cruzada. Por ejemplo, los alérgicos al polen de abedul no deberían consumir manzanas, melocotones, peras y cerezas crudas.

Si por el contrario, tu alergia es causada por el polen de artemisa, consumir apio crudo lo puede desencadenar. Lo ideal es consumir las frutas y verduras cocidas y no crudas.

El café, el té, la carne, el cacao y verduras familia de la col, pueden limitar la absorción del medicamento, así como también el greifrut puede alterar la absorción de la medicina, por lo que se recomienda no consumirlos durante períodos alérgicos mientras se está en tratamiento.

Por el contrario, los alimentos ricos en vitamina C como el kiwi, la lechosa y las bayas, poseen una acción antihistamínica.

Más allá de identificar el alérgeno y nuestra alimentación, hay otros consejos que podemos seguir para aliviar los ataques de alergia.

Cuando la alergia nos tiene totalmente congestionados, lo ideal es realizar un lavado nasal. Esto nos ayudará a descongestionar y limpiar la nariz, ayudándonos a respirar mejor. ¿Cómo hacerla? Muy fácil.

Con suero fisiológico, introduce por un orificio de la nariz, y con tu cabeza inclinada hacia abajo y a un lado, deja correr el suero, el cual saldrá por el otro orificio nasal. Esto te limpiará las fosas nasales y aliviará la inflamación,

Aunque no lo creas, el líquido acuoso y lágrimas que se producen durante un ataque alérgico pueden deshidratarte. Lo ideal tomar mucha agua durante una rinitis alérgica. De este modo mantendrás la hidratación necesaria en todo el cuerpo, y evitarás la inflamación de las paredes internas nasales.

Cuando estas crisis aparecen, lo que normalmente sucede es que los ojos se ven afectados por la alergia, hinchándolos por la gran cantidad de lagrimeo. Para estos casos, se recomienda lavar los ojos con agua de rosas. Esta posee efectos antiinflamatorios. Del mismo modo puedes lavar tus ojos con agua de Eufrasia, ayudando a la inflamación y picor ocular.

Con información de Diario 2001

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES